La gente hace fila para hacerse la prueba de COVID-19 en Buenos Aires, el 10 de enero de 2022. (Foto de ALEJANDRO PAGNI / AFP)
La gente hace fila para hacerse la prueba de COVID-19 en Buenos Aires, el 10 de enero de 2022. (Foto de ALEJANDRO PAGNI / AFP) / ALEJANDRO PAGNI
Redacción EC

El creciente aumento en el número de contagios por las variantes de BA.4 y BA.5 están provocando una oleada de casos de coronavirus en el Perú, y generando una creciente preocupación de las autoridades sanitarias, quienes ya exigieron volver al uso de las mascarillas en espacios abiertos.

Estas dos variantes serían las responsables de la mayoría de nuevas infecciones en todo el país, que sumados al intenso invierno que se vive en las regiones, ha iniciado una cuarta ola.

La preocupación sobre estas cepas se hace mayor, ya que, además de ser extremadamente contagiosas, también son capaces de reinfectar a quienes han pasado por una infección de .

Recientemente, el Dr. Robert Wachter, presidente del Departamento de Medicina de UC San Francisco, que “dependerá de cada uno de nosotros determinar nuestra propia tolerancia al riesgo y luego nuestro propio comportamiento (sobre el uso de mascarillas en exteriores)”.

BA.4 y BA.5: las impulsoras de las nuevas olas y cómo evitarlas

“(La BA.5) es la peor versión del virus que hemos visto”, advirtió Eric Topol, fundador y director del Instituto Scripps Translational Science en La Jolla, California.

“BA.5, junto a BA.4, están produciendo un aumento de casos en prácticamente todos los países europeos, como es el caso de Israel, que tienen una alta tasa de vacunación”, alerta.

“Hay que poner un paréntesis en este aspecto, porque con el cambio de estrategia de detección seguramente estamos detectando muchos menos casos de lo que realmente se producen, en relación con los momentos en que la pandemia arreció en Argentina; y esto pasa en todo el mundo porque fue un cambio de estrategia mundial”, añadió el experto en Biología Molecular.

A modo de consejo, Wachter sugiere el uso permanente de las mascarillas tanto en interiores como exteriores. “Existe riesgo de las reuniones en (espacios) interiores sin mascarilla”, señala.

“Si 1 de cada 16 personas que se sienten bien, en realidad tiene Covid, pasa suficiente tiempo sin mascarilla en interiores y es casi seguro que lo obtendrá. (Si el 6,5 % de una población asintomática tiene covid, en una multitud de 50 personas, hay un 96 % de probabilidad de que alguien resulte positivo)”, agregó.

¿Los refuerzos ayudan a la protección contra el COVID-19?

Wachter señala que los refuerzos siguen siendo muy valiosos para prevenir un caso grave que podría llevar a hospitalización o a la muerte; sin embargo, indicó que el primer refuerzo contra el COVID-19 ofrece relativamente poca protección contra la infección.

“De hecho, el segundo refuerzo tampoco lo protege mucho contra la infección: su efecto protector contra la infección parece disminuir en aproximadamente 2 meses”, detalló el médico.

Actualmente, indicó, Pfizer y Moderna vienen desarrollando un refuerzo dirigido a BA.4 y BA.5, ya que el que se creó para la variante original de Ómicron tendrá una utilidad limitada frente a BA.5.

¿Qué deberían hacer las personas hoy?

A modo de consejo, el médico indicó que se debe evitar contraer COVID-19 de cualquier forma. Por ejemplo, señaló que evadir las reuniones con almuerzo en espacios interiores y usar siempre mascarillas N95.

“Para hacer reuniones en interiores de manera segura, realmente se necesita de un buen enmascaramiento (y no comer en interiores) y ventilación; agregar pruebas rápidas previas al evento ofrece más protección.