"Watchmen" recrea la masacre de Tulsa en 1921, cuando la población blanca saqueó el distrito afroamericano de Greenwood. (Foto: HBO)
"Watchmen" recrea la masacre de Tulsa en 1921, cuando la población blanca saqueó el distrito afroamericano de Greenwood. (Foto: HBO)
Redacción TV+

” estrenó la noche del domingo en con su nueva adaptación al cómic de Alan Moore y Dave Gibbons, cambiando el contexto de la Guerra Fría para un miedo mucho más antiguo y a la vez presente: el racismo.

Como manera de introducir esta temática, que a todas luces atravesará todos los eventos de esta temporada, la serie creada por Damon Lindelof recreó los disturbios raciales de Tusla de 1921, un oscuro capítulo de la historia de Estados Unidos donde fallecieron centenares de afroamericanos a manos de la población blanca y que el país quiso olvidar por décadas.

Tulsa, una ciudad del estado de Oklahoma, se caracterizaba por tener una población afroamericana más educada y de mejores medios económicos que en el resto de la nación, con el distrito de Greenwood .

En este distrito los afroamericanos tenían más de 300 negocios, incluyendo dos cinemas. La riqueza de esta población fue uno de los motivos de fricción con la población blanca del estado sureño. Esto, junto al reciente Verano Rojo en 1919, un año donde ocurrieron varios incidentes raciales que terminaron con alrededor de mil víctimas mortales, dejaron a Tulsa en una situación similar al de un barril de pólvora a punto de explotar: solo necesitaba una chispa y esta se llamó Dick Rowland.

-El detonante-

El 30 de mayo de 1921, Rowland un joven de color 19 años que trabajaba lustrando zapatos, fue denunciado de atacar a Sarah Page, una adolescente blanca de 17 años que trabajaba en un edificio cercano como operadora de ascensores. Las circunstancias del incidente son aún confusas, pero lo que sí se sabe es que aunque Page nunca presentó cargos contra Rowland, las autoridades arrestaron al lustrador de zapatos.

El 31 de mayo, una multitud de manifestantes blancos armados se reunió afuera del tribunal donde Rowland estaba recluido, pidiendo un linchamiento. Rumores e imprecisiones de la prensa local habían incrementado y distorsionado el incidente a dimensiones enormes. La población afroamericana de Tulsa, quienes creían en la inocencia de Rowland, fueron a defenderlo.

La discusión entre la población blanca y afroamericana llegó a un momento crítico cuando una gresca entre dos hombres terminó en violencia e intercambio de disparos. Según medios de esa época, el saldo final fue 10 blancos y dos afroamericanos muertos, aunque otras fuentes dan números diferentes.

A consecuencia de este incidente la población blanca decidió entrar en el distrito de Greenwood con sed de venganza. La violencia, recreada dramáticamente en "Watchmen", se extendió hasta el 1 de julio. También, como lo muestra la serie de HBO, se utilizaron aviones para bombardear la 'Wall Street Negra' con bombas de kerosene, siendo Tulsa la primera ciudad estadounidense de haber sufrido este tipo de ataque en toda la historia del país.

Cuando terminaron los disturbios, 35 cuadras habían sido incendiadas y, aunque inicialmente se reportó que solo 36 personas fallecieron, investigaciones posteriores suben la cifra a al menos 300 muertos.

Además, más de 800 personas fueron hospitalizadas, mientras que unas 10 mil personas se quedaron sin hogar. Echándole sal a la herida, ninguna de las compañías de seguro quisieron cumplir con sus pólizas, mientras que tampoco se llevó a juicio a los manifestantes blancos, dejando a los residentes del distrito de Greenwood desamparados y sin justicia.

-Al punto del olvido-

Después de los incidentes, una frágil paz se mantuvo en la ciudad de Tulsa, con los incidentes de 1921 como un oscuro secreto en la historia de Oklahoma desconocido incluso para algunos de sus propios habitantes. En 1996, a 75 años de la masacre, se autorizó la creación de una comisión para investigar los disturbios de Tulsa.

Su reporte final fue entregado en febrero de 2001. En el documento se recomendaba pagar reparaciones tanto a los sobrevivientes y familiares de la masacre; otorgar becas a los descendientes de las víctimas de los disturbios; invertir en el distrito de Greenwood y la creación de un parque que conmemora la tragedia, el cual fue construido en 2010.

Interesados en la masacre de Tulsa pueden también visitar para más documentación y fotografías del disturbio.

TAGS RELACIONADOS