Los churros más pedidos por los comensales son los de crema pastelera.(Foto: Archivo)
Los churros más pedidos por los comensales son los de crema pastelera.(Foto: Archivo)
Alejandro Salas

El que no ha probado los churros de San Francisco, a cualquier santo le reza.

A solo media cuadra de la iglesia San Francisco, en el, encontrarás un ‘huarique’ que desde hace más de 50 años se ha ganado –con esfuerzo y pasión- la fama de preparar los churros más deliciosos en la ‘Ciudad de los Reyes’. El reloj puede marcar las 11 de la mañana o 4 de la tarde, pero siempre hay gente esperando para disfrutar de este tradicional postre en la cuadra 2 del jirón Lampa. Es uno de los pocos lugares de Lima del cual no renegarás por tener que hacer cola.

-La historia de los churros-

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

Es imposible hablar de estos churros y no nombrar a su creador: Don Ramón Falco, un español que llegó con solo seis años a la capital. Él fue quien adaptó la receta de churros españoles, dándole el toque peruano que necesitaba para convertirse en el postre favorito de limeños de todas las edades. Abrió un local en el jirón Junín, junto a su esposa, Doña Rosa, donde ofrecía distintos dulces de España, pero fueron los churros rellenos de manjar blanco los que aumentarían su popularidad en el Centro de Lima. Los comensales lo conocían como ‘Los Españoles’.

A pesar de que se tiene la idea de que los europeos son personas muy frías, Ramón era todo lo contrario. Siempre sonreía, era amable con todos y, sobre todo, estaba dispuesto a enseñar. Por esta razón, no tenía problemas en compartir sus secretos de cocina para que la tradición dulcera continuara con o sin él. No tuvo hijos, así que veía en sus trabajadoras a su propia familia, en las personas idóneas que podían seguir escribiendo la historia de la churrería.

En el 2001, un derrame cerebral acabó con la vida de Don Ramón, un suceso que cayó como un baldazo de agua fría para su esposa, quien en medio de la tristeza tuvo que cargar con el liderazgo del negocio. El perder al gran amor de su vida y su avanzada edad, fueron motivos suficientes para que después de nueve años Doña Rosa terminara por cerrar una de las dulcerías más visitadas en el Centro Histórico de Lima.

-La tradición sigue viva-

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

Aunque no existe medicina para aliviar el dolor de perder a un ser querido, sí había una forma de reconocer el trabajo de Ramón Falco, y era continuar con su legado dedicado a los dulces. Eso lo entendió muy bien Inés Cherres, una de las discípulas del español al momento de preparar churros.

Según detalla, ella llegó a trabajar a los 17 años, y Ramón la consideraba como una hija. Confiesa que todo lo que se necesita para ofrecer un buen producto lo aprendió de él. Al quedarse sin local donde trabajar, Inés se atrevió a cumplir el sueño del negocio propio y continuar con lo que mejor sabe hacer: preparar deliciosos churros rellenos de manjar blanco y crema pastelera. Fue así, que de la mano de su amiga Rosana Icanaqué, fundaron los churros San Francisco. Lo bautizaron de esta forma por la cercanía a la iglesia del mismo nombre.

La receta y calidad de los ingredientes es la misma de hace cinco décadas, asegura Cherres, aunque igual prefiere guardarse los secretos de preparación que le encomendó Don Ramón.

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

-Probando los churros-

Su local es pequeño a comparación de otros negocios de postres ubicados en esta zona turística de Lima. Pero este detalle pasará por alto una vez que pruebes la masa crujiente y el sabroso relleno de este contundente churro cubierto con azúcar. El diferencial está en su sabor y las colas que se terminan por hacer en minutos lo confirman.

Nos decidimos por el de manjar blanco. Te recomendamos disfrutar el postre de a pocos, ya que puedes quemarte con el relleno. La porción es grande, así que uno bastará para cumplir este antojo dulcero.

En el interior hay una banca para que puedas esperar tu pedido. La mayoría de visitantes está esperando que salgan los de crema pastelera, justo los que están tardando un poco. Al consultarle a una de las trabajadoras, ella sonríe y dice que estos churros son los que más salen por día. Eso sí, no quiso revelar la cantidad exacta de churros que logran vender, aunque no hay que ser un erudito en los números para darse cuenta que las enseñanzas de Ramón Falco siguen más vivas que nunca, y han servido para el gran éxito de los churros San Francisco.

Sepa más

Dirección: Jirón Lampa 268, Cercado de Lima.

Hay churros de manjar blanco y crema pastelera. Tienen un costo de S/ 2.

Horario: Lunes a sábado de mediodía a 9:30 p.m.

Contacto: 986882088 / 991136051