Redacción EC

Con más de dos mil años de antigüedad, posee un perfecto balance entre sus construcciones románicas y la vibrante rutina de sus residentes; la mayoría, universitarios que llenan de vida las plazas, bares, cafeterías y comercios.


Esta localidad al norte de Portugal también alberga más de 40 iglesias. Destaca la Catedral da Sé: el primer templo del país (siglo XI). Encuéntrala en el casco histórico y participa del tour guiado por US$2,27.

Al salir, detente en el Arco da Porta Nova, uno de los accesos de la muralla medieval que resguardó la urbe desde 1373. Allí verás la estatua de Nuestra Señora de Nazaret, protectora de la ciudad.

Continúa tu camino hasta el Museo de Biscainhos (US$2,26). Este palacio erigido en 1978 exhibe mobiliario y utensilios de la época, así como mosaicos de azulejos en sus paredes. Por último, sube en funicular (US$1,24) a la montaña de Braga para admirar la metrópoli.

¿Cómo llegar?
Vuela a la ciudad portuguesa de Oporto (con escala en Madrid) desde US$1.175 en Iberia o KLM. Luego, en la estación de Sao Bento, aborda el tren Linha de Braga desde US$11,29. Tardarás 50 minutos.

¿Dónde alojarte? 

En el hostel JustGo desde US$35,45 o en el hotel Ibis desde US$45,15. Reservar una habitación en el hotel Golden Tulip Braga va desde US$59,24 por noche.

TAGS RELACIONADOS