Redacción EC

no pasa desapercibida ni dentro ni fuera de la cancha. Sobre la net es imparable; de mate en mate, mete punto tras punto tras punto. Y, en la calle, también voltea caras. Su 1.84 m. es el culpable. Milca es el jale de la para la temporada 2014. Y sí que ha respondido: en las últimas estadísticas, Da Silva es la mayor anotadora del con 157 puntos.

¿Cómo te animas a venir a jugar al Perú?

Mi manager me dijo que la de acá se estaba desarrollando muy bien y, además, conozco a algunas chicas que ya han jugado aquí y también me dijeron lo mismo. Una de ellas es Yuranny Romaña, la actual central de . Así que vine a conocer la Liga y me está gustando.

Jugaste en Brasil, Grecia y Francia, con niveles competitivos altos, ¿cómo ves hasta ahora nuestra Liga?

Pienso que cada cosa a su tiempo. Como me habían dicho, Perú se está desarrollando y eso es lo que estoy viendo. Comparo los equipos de acá con otros de las ligas donde he jugado y sí tienen escuadras muy buenas. La cantidad de extranjeras que hay también ayuda a aumentar el nivel. Y eso es bueno para todas, no solo para las jugadoras peruanas que evolucionan, sino para las que vienen porque es una opción más de país en el cual crecer.

¿Qué crees que nos falta para aumentar el nivel del torneo local?

Traer más extranjeros, el peruano se compara y crece. Porque buena divulgación ustedes tienen. Creo que aquí hay más atención al vóley por parte de la prensa de lo que hay en Europa. Aquí importa desde la primera ronda hasta la final; allá solo las últimas etapas.

Eres la mayor anotadora en lo que va del torneo.

Me siento contenta, claro, pero creo que ser la mayor anotadora proviene de un mejor entendimiento con la pasadora, viene de un buen recibo. Es el reflejo del trabajo de todas como equipo y de Juan Diego [García] como entrenador.

¿Hay presión en la San Martín por ser subcampeón en las últimas dos campañas?

He escuchado bastante sobre el año pasado (risas). En este momento el enfoque es ir a la cancha para dar lo mejor y quitarnos el peso de los hombros. Estamos muy comprometidas y tenemos muchas ganas. Sin duda se ve en la cancha. Trabajamos todos los días muy duro. Y el trabajo duro siempre resulta. Cada gota de sudor cuenta.