(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)
Redacción EC

El 2019 será un año estratégico para el público y privado en materia de digitalización.

Desde el Estado se pondrá en marcha la construcción de un sistema de información que permitirá monitorear los resultados sanitarios de las políticas y estimar y proyectar la demanda.



​►

Se trata de un esfuerzo que partió desde el sector privado en el 2014, con el inicio del funcionamiento de los complejos hospitalarios Alberto Leonardo Barton Thompson y Guillermo Kaelin De La Fuente, adjudicados bajo la modalidad de asociación pública privada (APP) por Essalud a Callao Salud SAC y Villa María del Triunfo Salud SAC

Desde un inicio ambos centros de salud cuentan con operaciones digitalizadas, que les permiten producir y analizar las historias clínicas de las 500 mil personas que atienden (el 10% de los asegurados en Lima). Hasta ahora los operadores aprovechan la data para elaborar reportes para tomar de decisión de gestión, pero pronto estarán en capacidad de emplearla para elaborar líneas de base epidemiológicas y analítica predictiva, adelanta Carlos Roqués, gerente general de Callao Salud. 

En la misma dirección avanza el Ministerio de Salud (), explica Diego Venegas, viceministro de Prestaciones de aseguramiento en salud de dicha cartera. Según informa, a través del proyecto redes integrales de salud, que implementarán desde este año hasta el 2024 junto al BID y el Banco Mundial, construirán tres ‘data centers’ para almacenar las historias clínicas digitales del sistema de salud público.

Uno estará ubicado en el Hospital Sergio Bernales, en Lima; otro, en Trujillo; y el tercero en Huancavelica. “Estos dos puntos han sido definidos porque allí se encuentran los nodos de la red dorsal de fibra óptica”, precisa el funcionario. 

El hardware posicionará al sector público en salud “en una nueva etapa”, dice Venegas. Se refiere al potencial que representa para evitar la fuga de documentos y los errores de digitación, así como para la simplificación de los procesos y diagnósticos oportunos. “Ante una emergencia, no tener datos del paciente puede definir estar entre la vida y la muerte”, reconoce.