"La recuperación de los mercados en el mundo ha estado bastante concentrada en las regiones y sectores que están en mayor capacidad de enfrentar esta crisis", dice Larrabure. (Foto: GEC)
"La recuperación de los mercados en el mundo ha estado bastante concentrada en las regiones y sectores que están en mayor capacidad de enfrentar esta crisis", dice Larrabure. (Foto: GEC)

Los mercados globales han mostrado una gran recuperación en las últimas semanas, logrando revertir más de la mitad de la caída que presenciamos durante el peor momento de la crisis en febrero y marzo. A raíz de este rebote, los fondos administrados por las han tenido muy buenos resultados en abril y mayo. Las causas de esta recuperación son múltiples y la principal interrogante de los inversionistas es si la tendencia positiva continuará en un futuro próximo.

Uno de los factores que ha contribuido mucho a esta recuperación es la política expansiva que han implementado la mayoría de los bancos centrales en el mundo, asegurando la liquidez del sistema financiero a nivel global. Las medidas de estímulo monetario que se han dado van desde las tradicionales, como la reducción de tasas, hasta las no convencionales, como la compra directa de bonos corporativos. A estas medidas tenemos que agregar importantes impulsos fiscales otorgados por la mayoría de los gobiernos del mundo, entre los cuales podemos resaltar las entregas de dinero a las familias que quedaron vulnerables en medio de la crisis, el diferimiento en el pago de impuestos y el incremento en el gasto en infraestructura.

MIRA: Retiro 25% de AFP: ¿cuánto tiempo demorarán en entregarme el dinero que solicité de mis fondos?

Un segundo factor relevante en esta recuperación ha sido la reducción en la tasa de contagio del COVID-19 en Asia, Europa y recientemente en Estados Unidos. Ello ofrece un pronóstico más favorable para el reinicio de operaciones en varios sectores de la .

La corrección observada en febrero y marzo fue bastante drástica y generó oportunidades que los inversionistas sofisticados han sabido aprovechar. Sin embargo, todavía hay mucha liquidez en depósitos y bonos del tesoro esperando ser invertida y esto podría darle un nuevo impulso al mercado.

Dicho esto, la recuperación de los mercados en el mundo ha estado bastante concentrada en las regiones y sectores que están en mayor capacidad de enfrentar esta crisis. Por un lado, están los países con mayor capacidad fiscal, como EE.UU.; y por otro, los que han logrado contener el virus de manera más exitosa como es el caso de China y otros países del sudeste asiático. Otras regiones como Europa y América Latina se han rezagado de manera importante al tener menos herramientas para afrontar la crisis y, además, tener incluidos en sus índices más empresas de sectores cíclicos como energía, financieras o materias primas. A nivel corporativo, han liderado la subida las empresas con mejores balances y los sectores menos afectados, como tecnología y salud.

Para que este rally se consolide y llegue a todas las regiones y sectores necesitamos tener mayor evidencia de una recuperación sostenida de la economía mundial. Los datos económicos iniciales provenientes de China generan optimismo, sin embargo, no todas las regiones mostrarán la misma capacidad de recuperación. Entre los principales riesgos a monitorear y que podrían evitar que la recuperación continúe resaltan la posibilidad de una segunda ola de contagios por coronavirus, una escalada en las tensiones geopolíticas entre China y EE.UU., un escalamiento en los conflictos sociales y, hacia fin de año, las elecciones en los EE.UU.

Aunque estamos frente a una crisis atípica y el resultado en el frente sanitario aún es bastante incierto, considero que es posible sentarse en el lado positivo de la mesa, confiando en que este rally puede mantenerse. Sin embargo, reitero la necesidad de mantener un portafolio diversificado, especialmente cuando aún tenemos escenarios de tanta volatilidad e incertidumbre.

TE PUEDE INTERESAR