La última subasta de Reactiva Perú, que se declaró desierta, ocurrió cuando aún faltan colocar S/5.200 millones (alrededor del 17% del total de recursos) del segundo tramo de este programa, que apuntaba a tener una mayor penetración en las microempresas y pequeñas empresas (mypes). (Foto: GEC)
La última subasta de Reactiva Perú, que se declaró desierta, ocurrió cuando aún faltan colocar S/5.200 millones (alrededor del 17% del total de recursos) del segundo tramo de este programa, que apuntaba a tener una mayor penetración en las microempresas y pequeñas empresas (mypes). (Foto: GEC)
Ricardo Guerra Vásquez

Periodista en Economía y Negocios

ricardo.guerra@comercio.com.pe

La última subasta de fondos de , realizada el 15 de setiembre, fue declarada desierta para los cuatro niveles de garantía. Esto ocurrió cuando aún faltan colocar S/5.200 millones (alrededor del 17% del total de recursos) del segundo tramo de este programa, que apuntaba a tener una mayor penetración en las microempresas y pequeñas empresas ().

Jorge Ochoa, presidente del Gremio de la Pequeña Empresa de la (CCL), remarcó que esta desaceleración en las colocaciones ya se observaba desde semanas pasadas y que en el sector se percibe que las empresas del sistema financiero son las que no quieren asumir fondos para colocar.

“No se ha tenido interés [en participar] e, incluso, a clientes que accedieron a la primera fase de Reactiva les dijeron que no califican para esta segunda fase”, indicó.

Sin embargo, desde la Asociación de Bancos del Perú () -que agrupa al BCP, BBVA, Interbank y Scotiabank- explicaron a este Diario que lo que ocurre es que “ya se ha atendido a todos los sujetos de crédito que califican, según las condiciones establecidas”.

“Los costos y riesgos que implicaría atender a las empresas que aún no acceden a estos créditos superan con creces las tasas de interés que es posible cobrar”, detalló el gremio, remarcando además que estos créditos no generan margen de utilidad, debido al importante esfuerzo operativo que implican. “Si bien el riesgo de crédito es mitigado por la garantía gubernamental, el costo y riesgo operativo sigue siendo alto”, anotó.

MIRA: MEF transferirá saldo de canon minero a gobiernos subnacionales en los próximos días

Fernando Ruiz Caro, presidente de la Federación Peruana de Cajas Municipales de Ahorro y Crédito () y presidente de Caja Cusco, sostuvo que el freno para la colocación de créditos responde al diseño que limita la participación de las empresas más vulnerables. Esto, pese a que se realizaron –a solicitud de ellos– algunas modificaciones en los requisitos.

En otras palabras, lo que ocurre es que “las empresas del sistema financiero estuvieron privilegiando a los clientes menos riesgosos”, indicó , exministro de Economía y Finanzas.

Además, indicó que desde un principio se observó que el diseño del programa limitaría su alcance en las empresas más vulnerables, pues -eventualmente- las no cubriría los costos operativos y de riesgo.

OPTIMIZAR

El Ministerio de Economía y Finanzas () detalló a este Diario que el plazo para dar las garantías del Gobierno a los créditos otorgados vía este programa está vigente hasta el 30 de setiembre, según estableció el decreto supremo 154-2020-EF.

“La conveniencia de la ampliación del plazo es un tema que requiere una evaluación en coordinación con el Banco Central de Reserva”, explicaron.

Así, Segura indicó que se debe optar por cambiar los parámetros en el diseño del programa a fin de que tenga una mayor cobertura, lo que incluye aumentar las tasas de interés.

Su relevancia radica en que las empresas que aún no acceden son las que representan un mayor riesgo para las financieras.

Reactiva Perú (Elaboración: El Comercio)
Reactiva Perú (Elaboración: El Comercio)

“El costo operativo [para las empresas del sistema financiero] está relacionado con todo el proceso propio del Programa (selección previa de cartera, participación en las subastas, todo el flujo documentario con COFIDE y el desembolso final), y el riesgo operativo está relacionado con la capacidad de la entidad financiera de garantizar que la empresa beneficiada no haga nada que anule la garantía”, explicó Asbanc.

En tanto, Ochoa, de la CCL, acotó que el problema también responde a que en el sistema financiero peruano las tasas de interés son sumamente elevadas.

“En situaciones normales, la empresa grande tiene una tasa de 5% y las pequeñas una de 40%. Hoy, los más pequeños están dispuestos, incluso, a pagar hasta tasas de 10% [considerando la garantía gubernamental]”, subrayó.

SIN TRASPASO A FAE

El MEF descartó que los fondos no adjudicados de Reactiva Perú puedan transferirse a los FAE MYPE, pues corresponden a mecanismos distintos.

“En el caso de Reactiva Perú, las garantías son contingentes, mientras que en el caso del FAE MYPE el respaldo es un fondo que actualmente cuenta con S/ 800 millones”, apuntó.

TE PUEDE INTERESAR

MIRA TAMBIÉN

CONMEBOL ratificó que en octubre se jugarán las primeras fechas para el Mundial Qatar 2022
CONMEBOL ratificó que en octubre se jugarán las primeras fechas para el Mundial Qatar 2022.