Redacción EC

El es uno de los que mejor viene implementando innovaciones en transformación digital, según afirma EY Perú. Prueba de ello es lo que vienen haciendo los bancos y las . Si bien durante los últimos años hemos visto un avance y mayor apertura hacia la innovación en el sector, aún queda un largo camino por delante.

“En el Perú, es necesario que se revise la carga regulatoria para impulsar la innovación digital en el sector financiero. Actualmente, la cancha está dispareja para la competencia entre bancos y fintech”, señaló Ljubica Vodanovic, Líder de Regulación Financiera y Fintech de EY Law.

Frente a un mismo servicio financiero, como un préstamo, mientras las entidades del sistema financiero tienen alta carga regulatoria, las fintech no. Ello se debe a que la regulación es sectorial (por tipo de empresa) en lugar de ser por riesgos (por tipo de productos), explicó.

“La solución no está en regular más a las fintech, sino en regular lo mínimo indispensable en proporción al riesgo involucrado, independientemente de quien sea el agente que presta el servicio. Asimismo, es necesario que también se revise las diversas licencias que exige la Ley de Bancos, las cuales en algunos casos no se justifican y, en aquellos casos en que sí, resultan gravosas o están desactualizadas”, añadió.

EY Law sugiere algunas innovaciones que podrían volver el mercado financiero peruano más competitivo a nivel mundial:

Open Banking

Es una forma de proveer servicios financieros que ya se viene aplicando en Europa e iniciando en México. Consiste en que un cliente con una cuenta en un banco pueda decidir que determinados servicios financieros los realice un tercero distinto al banco, y autorice a este último a compartir su data con dicho tercero para tales efectos.

En pocas palabras, funcionaría de manera similar a una app de delivery, solo que en lugar de restaurantes, habría entidades financieras.

“En caso esto se logre adaptar en el Perú, las fintech adquirirían un mayor protagonismo en el mercado y se generaría mayor competencia, lo cual es indispensable para el desarrollo de nuestro mercado financiero”, apuntó Vodanovic.

Para que el Open Banking pueda ser aplicado con éxito en nuestro país hay varios retos, entre ellos: (i) que los bancos, que son los que tienen la cuenta del cliente, se hagan responsables por el manejo de su data personal y de los riesgos involucrados en esta forma de proveer servicios financieros; (ii) que los bancos compartan dicha data personal con terceros; (iii) que estos terceros cumplan las condiciones necesarias para asegurar un servicio de calidad al usuario.

Sandbox

Es una plataforma o incubadora de innovación que permite que las empresas prueben, en coordinación con las autoridades, sus innovaciones financieras por un tiempo determinado, para un público acotado, sin necesidad de cumplir toda la carga regulatoria aplicable.

Homogeneización de normas

Si bien los servicios financieros son globales, las normas que los regulan son locales. Por tanto, lo que se propone es que las normas para bancos y fintech sean homogéneas entre los países que conforman la Alianza del Pacífico (México, Perú, Chile, Colombia).

Esto ya se aplica, en el campo de los fondos de inversión, generando que se pueda comercializar certificados de fondos mutuos de inversión entre dichos países solamente cumpliendo una vez el trámite previo de autorización. Una medida de esta naturaleza aplicable a servicios financieros permitiría que una fintech local o banco pueda crecer a nivel regional.

“La idea es que una fintech o banco que desarrolla un negocio en un país de la alianza y cumpla con los requisitos previos ante la autoridad (por ej. crowdfunding, o billeteras virtuales), puedan tener un pasaporte único para poder brindar dicho servicio en el resto de los países que la conforman, sin tener que duplicar trámites ni procedimientos”, añadió Vodanovic.