Módulos Temas Día

Más en El Dominical

"Un asunto de honor", por José Carlos Yrigoyen

En su columna, "Columna vertebral", José Carlos Yrigoyen opina sobre "El japonés Fukuhara", libro de cuentos de Selenco Vega Jácome.

Selenco Vega Jácome

El libro de Selenco Vega ganó el IX Concurso Nacional de Cuento Premio José Watanabe Varas en 2016. [Foto: Yerly Quispe]

Yerly Quispe



Veinte años han transcurrido entre Parejas en el parque, el primer libro de cuentos de Selenco Vega Jácome (Lima, 1971) y El japonés Fukuhara, la segunda colección de relatos que ha publicado hace pocos meses. En las dos décadas que median entre ambos títulos Vega ha recalado también en la poesía (Casa de familia es sin lugar a dudas uno de los más interesantes poemarios de los noventa), la novela y el ensayo. No es solo inusual su versatilidad, sino también la regularidad que suele exhibir en cada uno de los géneros abordados.

Con El japonés Fukuhara nuestro autor regresa a los temas que han puesto en marcha su amplia obra: los secretos y rencillas familiares, los misterios que son capaces de variar el rumbo vital de quien es partícipe de ellos, las relaciones humanas en los momentos límite. Pero aquí están enfocados desde una perspectiva distinta y espinosa: el honor y la necesidad de preservarlo, así como las duras consecuencias de no hacerlo.

El cuento que le da nombre al libro es por varios cuerpos el mejor, y me atrevería a decir que quizá el más logrado de todos los que ha escrito Selenco Vega. Casi una novelita, narrada con sobriedad y precisión, esta ficción tiene el mérito de hilvanar de forma muy natural y efectiva el destino particular de sus personajes con episodios trágicos de nuestra historia contemporánea —la persecución a la colonia nipona, la barbarie de la guerra interna, la represión y las violaciones a los derechos humanos durante el fujimorismo— convirtiendo cada uno de los dramas personales en punzantes disquisiciones acerca de nuestro pasado y la responsabilidad colectiva que tenemos sobre él. El protagonista —muy bien construido en su complejidad y continuo conflicto— asume difíciles decisiones con las que ha mantenido una vida de probidad que se verá en entredicho de la manera más insospechada y profunda. La maestría con la que Vega desarrolla los tramos finales redimensiona y nutre lo contado de nuevos sentidos y alcances en los que entra a tallar la traición y su mordedura irreparable.

El japonés Fukuhara, de Selenco Vega Jácome

.

Difusión

cuentos
El japonés Fukuhara
Editorial: Fondo Editorial de la APJ, 2017
Páginas: 155
Precio: S/ 35,00

El siguiente relato, “La estrategia de Salomón”, es un divertimento cuya mínima anécdota, estirada y predecible, no consigue el efecto humorístico que pretende depararnos. El argumento, que recuerda esos episodios de la comedia italiana de los setenta, cuenta con varios detalles e ideas valiosas en sí mismas, pero que no bastan para infundir interés a las elucubraciones de un marido que se resiste por todos los medios a ser sorprendido en falta. “Esperando a la abuela”, relato de matices kafkianos, resulta bastante mejor plasmado que el anterior. El absurdo que lo anima y que cubre todo —los diálogos, los escenarios y los sucesos— ha sido meditadamente calibrado, pero justo la prudencia con el que ha sido escrito produce que una historia que prometía desconcierto y desborde se estacione entre lo eficiente y lo correcto.

Sin embargo, el libro levanta vuelo con los dos cuentos finales. “Dos hermanos” retrata con sensibilidad e inteligencia la inmolación de un hombre sin dignidad alguna que salva a su hermano, ciudadano intachable y prestigioso, con la libertad de quien no tiene nada que perder. “Los héroes”, la pieza que completa el libro, condensa distintos motivos de los relatos anteriores a través de la historia de dos amigos en pugna por una guapa muchacha que oculta una doble vida oscura y difícil de aceptar. Es un cuento de páginas intachables, pero que no es tan convincente como el primero por ciertos giros forzados que le restan persuasión. Aun así, escenas como las del aprendizaje sentimental del protagonista le otorgan un peso distinto y destacable sobre las otras narraciones comentadas. El japonés Fukuhara cierra con el discurso de aceptación de premio de la Asociación Peruano Japonesa, una confesión autobiográfica y familiar que da pistas sobre el origen de estas composiciones.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada