Especialista advirtió que los productos helados "pueden ser fuente de millones de bacterias que se confunden entre sus llamativos colores, formas y sabores". (Foto: INS)
Especialista advirtió que los productos helados "pueden ser fuente de millones de bacterias que se confunden entre sus llamativos colores, formas y sabores". (Foto: INS)
Redacción EC

El Instituto Nacional de Salud (), entidad del Ministerio de Salud (Minsa), pidió tener cuidado con el consumo de “productos helados” que se venden en las calles durante este verano, como raspadillas, marcianos, gelatinas y cremoladas, debido a que pueden desencadenar diversas enfermedades al ser elaborados, en algunos casos, con agua contaminada, hielo industrial (agua no tratada) y están expuestos a la polución del aire con bacterias.

► 

El nutricionista del INS, Antonio Castillo, señaló que las personas que consumen estos productos podrían presentar diversos síntomas, como diarreas, náuseas y vómitos. Además de problemas más graves como enterocolitis (inflamación del tracto digestivo), implicando enteritis y colitis. También pueden desencadenar gastroenteritis, salmonella y hepatitis A.

“Estos productos pueden ser fuente de millones de bacterias que se confunden entre sus llamativos colores, formas y sabores”, afirmó.

El especialista indicó que las personas que preparan y venden estos productos no usan, en muchos casos, guantes o mandil, facilitando que el sudor propio del cuerpo se adhiera a las bolsas de plástico o vasos descartables.

“Si no se no cumple con una buena práctica de higiene, estos productos pueden contener, inclusive, coliformes fecales, debido a la contaminada manipulación de quien la vende”, enfatizó.

Castillo remarcó que dichos productos no cumplen con las condiciones mínimas sanitarias que aseguren su inocuidad y seguridad para el consumo humano.

“Tampoco se conoce qué tipo de colorantes se utilizan para su elaboración o para darle sabor a estos productos. Muchos comerciantes utilizan jarabes elaborados a base de colorantes artificiales que pueden causar irritación estomacal”, refirió.

El experto recomendó consumir productos manufacturados, con registro sanitario y debidamente embolsados, o refrescos naturales hechos en casa, en base de fruta lavada o alguna infusión helada, como el té helado.