Guns N´Roses. (Foto: Difusión)
Guns N´Roses. (Foto: Difusión)
Juan Diego Rodríguez

Se pueden decir muchas cosas sobre , pero si se está dispuesto a aceptar sus condiciones de trabajo –valga el eufemismo–, el resultado siempre será el mejor. Las pruebas están ahí: su última presentación en el Perú, en el 2016, se sobrepuso a una hora de retraso y a un sismo, y resultó en un concierto de ensueño para sus fanáticos. Desde entonces, no se han detenido con tal de recuperar su mejor nivel.

En una nota sobre su presentación en Madrid el año pasado, el cronista de “El País” escribió: “Lo que todo el mundo quiere saber es si va a ser lo mismo”. La nostalgia era suficiente motor para esperarlos y cumplieron. El resultado fue el mismo que el de su concierto del día siguiente en Barcelona: se volvieron una “máquina de aplastar” con un concierto de gran despliegue físico y técnico, y las canciones al pie de la letra.

Y ahora que Guns N’ Roses ha confirmado varios conciertos en la región, la productora One Entertainment los trae de vuelta. El 24 de marzo del 2020, Axl Rose, Slash, Duff McKagan, Melissa Reese, Frank Ferrer, Richard Fortus y Dizzy Reed tomarán el estadio de San Marcos. El momento de su regreso no podría ser mejor: en esta gira, ellos vienen celebrando sus más de 30 años de trayectoria, así que es más que seguro que aquí repasen lo mejor de su repertorio.

Guns N Roses vuelve a Perú, con Axl Roses y Slash, en 2020. Será la tercera vez que la banda pise suelo patrio. Foto: AFP.
Guns N Roses vuelve a Perú, con Axl Roses y Slash, en 2020. Será la tercera vez que la banda pise suelo patrio. Foto: AFP.

El pasado los acecha

El año pasado, un noticiero estadounidense saludó a Max y Geraldine Bailey por sus bodas de oro mientras compartía una fotografía de ambos en la pantalla. Alguien registró ese momento, lo compartió en redes sociales y el video se hizo viral: las operaciones estéticas habían modificado tanto a Axl Rose y al actor Micky Rourke que la foto que se tomaron mientras asistían a una pelea de box los asemejaba a una pareja de largo aliento. Hubo quienes se rieron del error, mientras que las malas lenguas acusaban al productor del espacio de haberlos mostrado como “marido y mujer” a propósito.

Lo cierto es que tanto Axl Rose como su banda Guns N’ Roses se volvieron, en los últimos tiempos, protagonistas de memes y otras burlas. Se lo ganaron a pulso: hasta hace algunos años, la banda no era ni la sombra de lo que fue en su mejor momento. La fama de los chicos rudos se había agotado.

Los problemas de algunas de sus presentaciones –sus retrasos de tres horas en Caracas, Sao Paulo, Montevideo y Lima (en el 2010), y los botellazos que recibieron en Dublín– hicieron evidente que habían cruzado la sutil frontera entre la rebeldía y el atropello. Los fans, por supuesto, atribuían las polémicas a la personalidad hedonista de los miembros del grupo. De golpear y morder policías, insultar a los migrantes y la comunidad LGBTQ pasaron a pegarle a David Bowie, desafinar en el escenario y colaborar con Paulina Rubio, particular colaboración de Slash, quien en su momento fue considerado uno de los prodigios de la guitarra.

Pero hubo un tiempo en el que no se le podía decir nada a la banda creadora de uno de los riffs más repetidos por los guitarristas amateurs, el de “Sweet Child O’ Mine”. El “Appetite for Destruction” de 1987 no tenía bemoles: “Welcome to the Jungle” abría la producción que avanzaba galopante hasta “Nightrain” y que se regocijaba en el clásico “Paradise City”, canción que no perdió vigencia ni con el desgaste radial. Millones de dólares en ganancias fueron su mejor argumento.

Luego, canciones como “Patience”, “You Could Be Mine”, “Don’t Cry”, “Knockin’ on Heaven’s Door”, cimentaron su carrera. Eran los favoritos de MTV, sus videos rotaban todo el día, y legiones de seguidores se morían por escuchar su nuevos temas. A inicios de los 90, eran, sin duda, los reyes de la música popular. En el camino, sin embargo, algo se quebró. La banda se separó dejando en el aire a varios seguidores. Uno de ellos, Ozzy Osbourne, declaró en su momento: “Ustedes pudieron haber sido los siguientes Rolling Stones, la siguiente superbanda”. El panorama, sin embargo, parece haber mejorado. Para mantenerse vigente, la banda estadounidense tuvo que empezar a cuidarse y todo apunta a que se mantendrá en esa línea.

Sobre el concierto

Lugar: estadio de San Marcos.

Día: 24 de marzo del 2020.

Entradas: Teleticket.

Las entradas ya están a la venta.

Guns N Roses vuelve a Perú, con Axl Roses y Slash, en 2020. Será la tercera vez que la banda pise suelo patrio. Foto: AFP.
Guns N Roses vuelve a Perú, con Axl Roses y Slash, en 2020. Será la tercera vez que la banda pise suelo patrio. Foto: AFP.

Te puede interesar