Malasia: Señal captada tiene la misma frecuencia del MH370
Malasia: Señal captada tiene la misma frecuencia del MH370

Australia (AP). Un detector de señales de caja negra instalado en el barco chino Haixun 01 (ciclos por segundo), la misma frecuencia emitida por el avión desaparecido.

Hay muchos clics, zumbidos y otros sonidos en el océano que provienen de animales, pero el pulso de 37,5 kHz detectado se cree que es de cajas negras porque no hay otra cosa en el mar que haga naturalmente ese sonido, explicó William Waldock, experto en búsqueda y rescate en la Universidad de Aeronáutica Embry-Riddle Aeronautical en Prescott, Arizona.

El académico señaló también que podría tratarse de la señal de un submarino.

Sin embargo, si el sonido puede confirmarse, esto reduciría el área de búsqueda a unos 10 kilómetros cuadrados (4 millas cuadradas).

SE ACABA EL TIEMPO
Las cajas negras dejan de transmitir las señales unos 30 días después de la pérdida de la aeronave, lo cual significa que hay poco tiempo para ubicarlas antes de que se les agoten las baterías.

Aún es posible la ubicación de las grabadoras y los restos del Boeing 777 después de que cesen las señales, pero es muy difícil.

La zona en la que los barcos efectúan la búsqueda fue escogida con base a las señales detectadas por satélite que emitió cada hora la aeronave después de que desapareciera del radar cuando volaba de Kuala Lumpur a Beijing con 239 personas a bordo.

LOCALIZADOR DE CAJAS NEGRAS
Debido a que el localizador de cajas negras puede ubicar señales a una profundidad de 6.100 metros (20.000 pies) es posible que pueda encontrar los dispositivos aun cuando esté en la parte más honda de la zona de búsqueda, que está a 5.800 metros de profundidad (19.000 pies) bajo la superficie.

No obstante, el localizador debe pasar en el rango donde se hallan las cajas negras, lo que es complicado debido al tamaño de la zona de rastreo y el hecho de que el aparato debe desplazarse lentamente por el agua, a una velocidad de entre 1 y 5 nudos por hora.

LA BÚSQUEDA
Una flota integrada por 14 aviones y nueve barcos participaba en en un sector de 217.000 kilómetros cuadrados (84.000 millas cuadradas) ubicado a unos 1.700 kilómetros (1.100 millas) al noroeste de Perth, dijo el Centro de Coordinación de Agencias que supervisa la misión.

La zona de búsqueda cambia de lugar cada día a medida que el equipo investigador analiza toda información pequeña y disponible tanto de radar como de satélite, mientras sopesa hacia donde pudieron trasladarse algunos restos a la deriva debido al clima y las corrientes oceánicas.