(Foto: EFE)
(Foto: EFE)
Agencia Bloomberg

Agencia de noticias

La acelerará el movimiento de enormes buques tanque de gas natural licuado (GNL) a través de la vía fluvial a partir de octubre, a medida que aumentan las exportaciones estadounidenses del combustible.

Bajo las nuevas reglas, los barcos pueden atravesar el canal por la noche, y dos a la vez pueden estar en el Lago Gatún, el canal artificial en el extremo norte del canal. Los cambios permitirán que dos tanques se muevan a través del canal en diferentes direcciones al mismo tiempo, dijeron las autoridades. La autoridad también identificará mejor las "reservas fantasmas" por parte de las empresas que reservan espacios por adelantado y luego no los ocupan.

La capacidad de manejar los enormes petroleros que transportan gas natural licuado está siendo observada de cerca en EE.UU., donde dos terminales de exportación operativas están preparadas para sumarse a otras cuatro hasta 2020. Usar el canal reduce en gran medida el tiempo de envío a Asia, donde China es ahora es el mayor importador mundial de gas natural.

"Nuestro plan es anticiparse a la demanda", dijo el administrador adjunto Manuel Benítez, quien describió los cambios en una entrevista en Washington en la Conferencia Mundial del Gas.

El martes, la autoridad celebró el segundo aniversario de una expansión que abrió el canal a buques más grandes. Desde entonces, 372 buques cisterna de GNL han pasado por las esclusas con 337 moviéndose el mismo día que habían reservado un espacio. Los barcos restantes eran tanques que aparecieron sin reserva, y todos menos cinco pasaron el mismo día. El resto esperó de tres a cuatro días como máximo.

UN VIAJE POR DÍA
Ahora la hidrovía tiene un promedio de menos de un viaje por día para estos buques cisterna. En octubre, los operadores de GNL podrán competir con otros cargadores por un segundo turno diario. El canal tiene un total de 10 espacios disponibles para reservaciones, y ha enviado hasta 11 barcos. Benítez dice que su análisis muestra que las nuevas esclusas pueden manejar hasta 13 por día.

Las restricciones al tráfico de GNL en el canal se autoimpusieron como precaución de seguridad ya que la autoridad estaba aprendiendo sobre los riesgos de manejar un nuevo tipo de embarcación en esclusas de nueva construcción, dijo Benítez.

Ahora, los tanqueros de GNL pagan US$500.000 a US$525.000 para usar el canal. Pero la autoridad está viendo un número cada vez mayor de portacontenedores más grandes que pagan más de US$1 millón, dijo Benítez. Una ventaja de las nuevas reglas es que permiten que más barcos en el "club de un millón de dólares" se muevan rápidamente a través del canal, permitiendo que los cargadores aumenten los volúmenes que transportan sin ocupar más espacios, dijo.

Las llamadas reservas fantasmas crearon un problema para la autoridad ya que bloqueaban los espacios hasta el último momento. El resultado: los petroleros evitaban el canal pensando que no había espacio para ellos, según Silvia de Marucci, gerente ejecutiva de la división de análisis económico e investigación de mercado de la autoridad.

Ahora la autoridad está rastreando los barcos dentro de esas reservas utilizando tecnología satelital, y está asesorando a otros clientes sobre la disponibilidad de un espacio dentro de un período de uno a tres días, dijo.