El incremento reciente del dólar podría tener mayor impacto en las familias más vulnerables a través del grupo de alimentos y bebidas, que llega a representar hasta el 55.4% de su canasta básicas. (FOTO: Anthony Niño de Guzmán)
El incremento reciente del dólar podría tener mayor impacto en las familias más vulnerables a través del grupo de alimentos y bebidas, que llega a representar hasta el 55.4% de su canasta básicas. (FOTO: Anthony Niño de Guzmán)
Informe El Comercio / IPE

Desde la segunda mitad del 2020, los precios de la se han incrementado cada vez a mayor ritmo. La –calculada como la variación porcentual anual del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de – ha pasado de 1,8% en el tercer trimestre del 2020 a registrar un promedio de 2,5% entre enero y abril del presente año.

Este aumento -parcialmente previsible- ha ocurrido en simultáneo con la recuperación de la economía y con una subida en la cotización del dólar – 4,3% en el mismo periodo-. Ello otorga indicios de la influencia que estaría teniendo el tipo de cambio sobre el bolsillo de los hogares, sobre todo los más vulnerables.

MIRA: Pobreza extrema en 2020 alcanzó su nivel más alto desde 2012, tras impacto de crisis por el COVID-19

El efecto traspaso del tipo de cambio

En economías pequeñas y abiertas al comercio exterior como la peruana, los aumentos en el tipo de cambio pueden traspasarse a los precios al consumidor tanto de forma directa e indirecta. Los efectos directos provienen del incremento registrado inmediatamente en los precios de bienes importados -tales como medicamentos, electrodomésticos y vehículos- y de servicios domésticos cobrados en dólares como, por ejemplo, alquileres, ciertos servicios profesionales o pasajes en avión.

Por su parte, los efectos indirectos de una subida del tipo de cambio se ven a través del aumento en los precios de algunos insumos importados expresados en dólares y que son utilizados para la producción y venta de bienes nacionales. Entre estos está el maíz, utilizado para la crianza de animales; el trigo, para la producción de masas, harinas y panes; y aceite de soya, para la fabricación de diferentes productos de consumo masivo.

De acuerdo con investigaciones de Diego Winkelried, profesor de la Universidad del Pacífico, cerca del 20% de los bienes del IPC son importados o se encuentran denominados en dólares. El mismo autor calcula que cerca del 10% del aumento del tipo de cambio se traspasa directamente a través de mayores precios a los consumidores. Este hallazgo se encuentra alineado con lo recientemente mencionado por el BCRP: por cada punto porcentual de incremento del dólar, la inflación aumenta entre 0.1 y 0,2 puntos porcentuales después de un año.

El mayor impacto del alza del dólar tiene lugar en los rubros de alimentos y bebidas, alquileres de vivienda, combustibles y electricidad, así como transporte y comunicaciones.
El mayor impacto del alza del dólar tiene lugar en los rubros de alimentos y bebidas, alquileres de vivienda, combustibles y electricidad, así como transporte y comunicaciones.

Evidencia reciente

Las mayores contribuciones al reciente aumento provienen de los grupos Alimentos y bebidas, Alquileres de vivienda, combustibles y electricidad, así como Transporte y comunicaciones. Estos grupos presentan tanto costos de producción como precios finales usualmente denominados en dólares, y estarían reflejando los efectos directos e indirectos del alza del dólar sobre la canasta básica de consumo.

Un ejemplo del efecto directo es el alza en las tarifas del servicio de electricidad, las cuales se encuentran indexadas al dólar y registran entre enero y abril del presente año un incremento acumulado de 4,6% para usuarios residenciales.

Por otra parte, los efectos indirectos se estarían materializando en la canasta básica a través del aumento en el precio de bienes cuya producción local requiere de insumos importados

adquiridos en moneda extranjera. Entre estos, por ejemplo, se encuentran los precios de las carnes y sus preparados – provenientes del pollo y res – que requieren de maíz y alimentos importados para su crianza, y entre enero y abril de este año acumulan un incremento de 9,3% frente al mismo periodo del 2020.

Cabe señalar que esta incidencia indirecta del dólar sobre la inflación se ha visto reforzada por el incremento que también han exhibido las cotizaciones internacionales de las materias primas agrícolas en el último año. Entre agosto del 2020 y mayo del 2021, los precios del maíz se han incrementado en 100%, los del trigo en 43% y los de aceite de soya en 89%.

El alza reciente del dólar podría tener mayor impacto en las familias más vulnerables a través del grupo de alimentos y bebidas,
El alza reciente del dólar podría tener mayor impacto en las familias más vulnerables a través del grupo de alimentos y bebidas,

Canastas heterogéneas

Pero no toda la población consume las mismas proporciones de bienes y servicios. En efecto, al desagregar a los hogares del país según quintiles de ingreso -con los que más ganan en un extremo y los que menos ganan en otro-, se puede observar que el alza reciente del dólar podría tener mayor impacto en las familias más vulnerables a través del grupo de alimentos y bebidas, que llega a representar hasta el 55.4% de su canasta básica.

Por el contrario, en las familias de mayor poder adquisitivo, este efecto se canalizaría por medio del aumento de precios de otros grupos de consumo como alquileres, y cuidados y conservación de la salud –por ejemplo a través las tarifas de seguros cobradas en dólares –.

TE PUEDE INTERESAR