(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)
Ricardo Guerra Vásquez

Periodista en Economía y Negocios

ricardo.guerra@comercio.com.pe

Este jueves 15 se cumplen seis meses desde que la publicó la Ordenanza N°298-2019, mediante la cual se expulsó a los comerciantes informales de la inmediaciones del emporio comercial .

En este sentido, 18 vendedores de 20 comercios visitados por este Diario entre las cuadras 14 y 16 del Jirón Hipólito Unanue señalaron que sus ventas crecieron a partir de la erradicación de la . Incluso, dos señalaron percibir mejoras hasta en 80%.


​►

Según las vendedoras Elsa y Yola, que se dedican a la venta de ropa para bebés y polos, respectivamente, este aumento se registró en las últimas en comparación a las del 2018.

"Los ambulantes estaban ubicados en la vía pública de tal modo que bloqueaban el ingreso a todas las tiendas. Así, los compradores no tenían la opción de entrar a estas, sino que solo podían pasar por el medio de la pista", contó Elsa, desde su stand en la galería "La Torre de Gamarra".

MEJORAS TRAS SEIS MESES

El crecimiento de ventas promedio entre febrero y agosto ha sido casi de 30%, entre los 18 comerciantes sondeados por este Diario que observaron una mejor situación. Esto a razón de que los compradores ahora sí pueden ingresar a los locales.

Anteriormente, los comercios se vieron fuertemente impactados por la alta informalidad que, además, volvió intransitables las calles de la zona comercial, al punto de invisibilizar las tiendas de los primeros pisos de las galerías.

"[Pasamos] Navidad y Año nuevo casi llorando por las bajísimas ventas. Incluso, cuando la venía a inspeccionar y veía mis boletas pensaba mal [porque no estaba emitiendo], pero era porque no me compraban", contó la señora Isabel, vendedora de chompas desde hace 15 años en Gamarra.

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

Ella explicó que los ambulantes -al no tener que pagar impuestos municipales, ni alquileres- ofrecían productos textiles similares al de las tiendas a menores precios. Y esto producía que los compradores se inclinaran por estas opciones.

"Sentíamos impotencia porque nosotros [en las tiendas] no podíamos ofrecer menores precios: pagamos mantenimiento, servicios básicos, impuestos a la Sunat. Un producto de S/45 acá [en las tiendas] lo encontrabas en la pista a S/15", detalló Elsa, vendedora de ropa para bebés.

La mayoría de los comerciantes también concuerda en que la ordenanza publicada en febrero pasado ayudó a reducir la inseguridad en estas calles. Y si bien el efecto no fue inmediato, sí se observó un crecimiento en la afluencia de personas en los locales. Dos vendedores indicaron que este indicador habría aumentado hasta en 90% al cabo de unas semanas.

"Ahora viene más gente porque se siente mayor confianza al transitar. Esto genera que las tiendas tengan más visitas que son potenciales ventas", sostuvo la comerciante Sandra Flores. 

EL BENEFICIO DE LOS AMBULANTES

Pero no todos están de acuerdo con que la erradicación de la informalidad ha sido positiva para estos negocios. Roxy, quien atiende en un stand de ropa de bebés, mencionó que junto a los ambulantes también desapareció el alto flujo de personas por estas calles.

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

"Ellos llamaban la atención y eran como un 'gancho' para que las personas entren a las galerías", apuntó. Siguiendo esta línea, Sheyla, comerciante de ropa deportiva, sostuvo que si bien se registró un incremento en las ventas, este ha sido ligero "porque con los ambulantes se ha ido la gente".

Asimismo, un comerciante de jeans, quien prefirió no identificarse, indicó que las empresas de confección, ubicadas en los pisos más altos de las distintas torres en el emporio, tampoco han visto con buenos ojos la Ordenanza N°298-2019.

Esto porque la expulsión del comercio informal de Gamarra produjo que las producciones textiles se redujeran de forma considerable.

De acuerdo con cifras publicadas en febrero por el municipio liderado por George Forsyth, existían 15.000 ambulantes informales que ocupaban las pistas y veredas del emporio comercial.