(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

El Ministerio de Economía y Finanzas () informó ayer jueves que extenderá el plazo para reducir su a 1% del PBI.

El MEF se había comprometido con el Congreso ahora disuelto a reducir su déficit fiscal en el 2021. No obstante, mediante el Decreto de Urgencia 032-2019, publicado ayer, aplazó esta meta hasta el 2024.

Así, el nuevo cronograma para el déficit fiscal sería de 1,8% en el 2021; 1,6% en el 2022; 1,3% en el 2023; y 1% en el 2024.

Esto frente al último Marco Macroeconómico Multianual (MMM) de agosto, que establecía un déficit fiscal de 2,2% para este año, de 1,8% para el 2020 y de 1% del 2021 en adelante.

Este aplazamiento, según el MEF, tiene como finalidad brindar un espacio para realizar una mayor inversión en , así como un mejor manejo de los activos del país.

Al respecto, Flavio Ausejo, especialista en políticas públicas de la Escuela de Gobierno de la PUCP, señaló a El Comercio que se trata de una medida que busca dar mayor impulso a la inversión que no se ejecutó este año.

“La idea es poder poner acelerador a las inversiones en proyectos grandes, sobre todo aquellos que mueven la economía”, comentó.

En esa línea, recordó que la capacidad de ejecución se vio afectada por los cambios en los responsables de los sectores y sus equipos, los procesos de aprendizaje, la turbulencia generada por la disolución del Congreso, entre otros factores.

“Se trató de una responsabilidad importante a nivel de los gobiernos locales y regionales. [Con lo anterior] tienes una combinación perfecta que ralentizó la ejecución presupuestal”, añadió.

En tanto, para el exministro de Economía y Finanzas Alonso Segura, se trata de un sinceramiento de una situación evidente, pues la anterior trayectoria era imposible de lograr.

“No creo que haya mayor daño a la estabilidad fiscal del Perú […] es un desvío de tres años más lamentablemente, pero es un desvío moderado. En lo que hay que fijarse ahora es en la calidad del gasto que vayan a generar y que se ha deteriorado en los últimos años”, añadió el exministro.

MAS DATOS

  • El marco macrofiscal establece las siguientes reglas para el sector público no financiero: la deuda pública no debe superar el 30% del PBI, el déficit fiscal no debe ser mayor al 1% del PBI, el gasto no financiero no puede crecer más que el crecimiento promedio de 20 años del PBI y el gasto corriente, excluyendo mantenimiento, no debe crecer por encima del gasto no financiero total.
  • Con la medida se ampliaría el déficit fiscal en 1,7 puntos porcentuales del PBI (parte de los 2,3 puntos porcentuales que no se utilizaron en el 2018 y el 2019) durante el período 2021-2023, señaló el MEF.