Redacción EC

Este jueves, la  se convirtió en escenario de la concentración de manifestantes que participaron en una nueva marcha para exigir la renuncia del fiscal de la Nación, luego de que, en la víspera de Año Nuevo, anunciara el retiro de los fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez del Equipo Especial Lava Jato.

Unos días después, la medida fue rectificada; sin embargo, en las redes sociales se convocó a la denominada "Gran Marcha Nacional en Defensa de la Justicia, la Democracia y Contra la Corrupción". Se inició en la plaza San Martín y culminó en la sede del Ministerio Público, en la avenida Abancay.

Cerca de las 10 de la noche, la Policía Nacional inició la liberación de la avenida Abancay que se encontraba cerrada por la gran cantidad de manifestantes. Para ello hizo uso del gas lacrimógeno. Algunas personas arrojaron basura, botellas, cajas, a los agentes.

La manifestación fue dispersada por la avenida Emancipación hasta el jirón de la Unión. El gas lacrimógeno afectó a los transeúntes, pasajeros del Metropolitano y el público de las tiendas. Finalmente, los manifestantes fueron replegados hasta la plaza San Martín.

- MP en emergencia - 
Tras la decisión de retirar a los fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez, el presidente Martín Vizcarra presentó ante el Congreso de la República un proyecto de ley para declarar en emergencia al Ministerio Público, por los actos que presuntamente encubrirían investigaciones de corrupción en torno al caso Odebrecht.

La medida del fiscal de la Nación fue rechazada por diferentes organizaciones civiles, partidos políticos y colectivos sociales. Esta acción puso en peligro el acuerdo de colaboración eficaz entre el Estado peruano y la empresa brasileña al punto que ya no podrá ser firmado esta semana, como estaba previsto, pese a la ratificación. El fiscal José Domingo Pérez confirmó que este 11 de enero ya no se podrá firmar el acuerdo de colaboración debido a los retrasos.