Los cambios tecnológicos, de hábitos y formatos plantean nuevos desafíos para la publicación de libros. (Foto: Composición)
Los cambios tecnológicos, de hábitos y formatos plantean nuevos desafíos para la publicación de libros. (Foto: Composición)
Daniel Goya

Yo sólo leo una novela en pantalla cuando no la tengo en físico”, dice Alonso Cueto, quien reconoce su preferencia por la lectura en papel. “Mi relación siempre ha sido con los libros físicos. Desde chico tenía una relación estrecha, no sólo con las páginas, sino también con el objeto físico del libro, con la portada, con el texto de atrás. Incluso, cuando habían pasajes memorables, pasajes que para mí eran entrañables, podía recordar durante mucho tiempo si estaban a la derecha, a la izquierda, arriba o al final de una página”, asegura el autor de “Grandes Miradas”.