Litzen, el ganador de la Batalla de los Gallos. (Foto: Difusión)
Litzen, el ganador de la Batalla de los Gallos. (Foto: Difusión)
Juan Diego Rodríguez

"Me temblaban las piernas y tenía ganas de vomitar". Antes de salir al escenario, Litzen se enfrentaba a uno de los enemigos más terribles que pueden existir: el pánico. Si bien él disfruta cada vez que se sube a una tarima, el miedo escénico le causa serios contratiempos y ayer, que participó de la final nacional de la Red Bull Batalla de los Gallos, no fue la excepción.

Se le notaba nervioso, es verdad, pero en algún momento, su presencia en el escenario cobró fuerza. Él cuenta que, en medio de la competencia, cambió su estrategia. Más allá del lugar que ocupara, se divertiría y se quedaría "satisfecho". La diferencia fue notable y terminó por hacerse con el título de campeón.

Litzen –nacido como Gustavo Guevara Vallejos– no se anima a explicar los motivos de su victoria. "Es muy pronto", zanja el tema.

Litzen venció a Jaze y se convirtió en el campeón nacional de la competición (Foto: Difusión)
Litzen venció a Jaze y se convirtió en el campeón nacional de la competición (Foto: Difusión)

¿El rapero querrá llegar a algún lado con estas batallas de improvisación? "De momento, solo quiero pasarla bien –afirma–. A mí me gusta el freestyle y compartir. Pero yo soy más fanático que contrincante. Si un rival da batalla, voy a celebrar sus rimas como si fuera cualquier persona".

En todo caso, por el momento él viajará a Madrid para enfrentarse a los mejores 'gallos' del mundo. Allí, el 30 de noviembre, tendrá que demostrar cuál es su nivel. "¿Si me siento preparado? Creo que me falta mucho. Me queda mucho camino por recorrer. Recién estoy empezando".

-Los inicios-

Don Agapito estaba al tanto de la afición de sus dos pequeños nietos. Los solía ver jugando con la radio a grabar sus voces sobre cintas de casete. Él, cada vez que podía, conseguía uno y se los regalaba. Una de esas veces, los chicos se quedaron escuchando el resultado de sus pruebas hasta que, de casualidad, llegaron a una canción que les llamó la atención. "Hacia el final sonó 'Extreme' de Wu-Tang Clan' –recuerda Gustavo, el menor de los niños–. Esa fue la primera vez que escuché rap".

Tuvo que pasar varios años para que Gustavo (Trujillo, 25 de agosto del 2000) se reencontrara con ese recuerdo. Fue en el colegio donde la chispa se prendió. Un par de amigos ya conocían del movimiento hip hop y disfrutaban del rap, y Wu Tang Clan –referencia ineludible del género– saltó a la conversación. El vínculo que había generado de niño con ese grupo cobró fuerza. Muchas horas de investigación en cabinas de internet le presentaron a Busta Rhymes, Run DMC, y a los nacionales Pedro Mo y Raper One.

Así nació Prole –nombre que Gustavo tomó de una canción de Pedro Mo–, un improvisador de La Esperanza, Trujillo. Con ese nombre, el rapero peruano se subió al escenario en pocas ocasiones (en su primera competencia, el Festival Urbano Juvenil de finales del 2015, llegó a la semifinal) hasta que, en un viaje a Arequipa, decidió rebautizarse como Litzen. Según ha explicado, el apelativo es una conjunción de la palabra "Little" y "Zen".

Cuando Litzen se empezaba a hacer un nombre en el medio trujillano, un problema en el colegio lo obligó a retirarse de las competiciones. Así, el 2018 fue casi un año sabático en su quehacer de rapero. Pero este año estaba decidió a recuperar el tiempo perdido. Se inscribió en la Red Bull Batalla de los Gallos, ganó la regional de Trujillo y, ayer, se hizo con el título de campeón nacional. Dejó atrás a favoritos: al último campeón Jaze, a uno de los favoritos, Ramset, y al destacado Blaximental.

Pero las batallas, dice Litzen, son un hobby. Así como ese arte, él también disfruta bailar y la actuación es una posibilidad. Lo que él quiere es hacer música. Pero no necesariamente rap: géneros como la balada también le interesan.

Litzen, el ganador de la Batalla de los Gallos. (Foto: Difusión)
Litzen, el ganador de la Batalla de los Gallos. (Foto: Difusión)

Por el momento, él ya tiene una canción ("Modo zen", un "freestyle tema", como lo define) y considera que el camino es por allí. Eso sí, sabe que existe un divorcio entre las batallas de freestyle y la música per se. "Algunos piensan en las batallas como una herramienta para lanzarse. Pasó en Argentina con El Quinto Escalón, de donde salieron algunos que están haciendo música. Pasó en Perú con Zona Infame, con K-libre. El problema es cuando uno se centra más en las batallas. Allí se abre completamente. Pasó con Aczino y creo que está pasando con Wos, quienes tienen más reproducciones de sus batallas que de sus temas".

Litzen prefiere ir paso a paso. Divertirse, seguirá siendo su objetivo. Eso sí, por el momento, el objetivo a superar es el pánico escénico.

TAGS RELACIONADOS