Naufragio: Presidenta tilda de asesinato conducta del capitán
Naufragio: Presidenta tilda de asesinato conducta del capitán
Redacción EC

Seúl, EFE

La presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, criticó hoy la decisión del capitán del naufragado buque Sewol de abandonar la nave dejando atrás a los pasajeros, y calificó como un "acto de asesinato" su actuación en los momentos clave.

"La conducta del capitán y algunos miembros de la tripulación es incomprensible desde el sentido común" y "una especie de acto de asesinato que no puede ni debe ser tolerado", afirmó Park durante una reunión con altos oficiales del Gobierno cuyo contenido fue divulgado por la agencia local Yonhap.

La jefa del Estado también prometió hallar todas las irregularidades que rodean al Sewol y obligar a los responsables a asumir responsabilidades "penales y civiles".

Al margen de cargar contra el capitán, al que se atribuyen diversas decisiones erróneas que pudieron elevar el número de víctimas, Park también reconoció que hubo serios problemas con la respuesta inicial del Gobierno a esta tragedia humana que suma ya más de 300 muertos o desaparecidos.

Los familiares de las víctimas han criticado duramente a la presidenta y su Gobierno, al que acusan de no esforzarse lo suficiente en el rescate, tomar decisiones erróneas que han impedido salvar vidas y proporcionar información incorrecta.

El capitán fue detenido el viernes junto a otros dos miembros de la tripulación por abandonar presuntamente el barco en primer lugar dejando atrás a la mayoría de los pasajeros y descuidando, por tanto, la seguridad de estos.

Hoy también se emitieron órdenes de detención contra otros tres tripulantes y un ingeniero del ferri hundido el miércoles.

Los equipos de rescate recuperaron hoy los cuerpos sin vida de otros cinco pasajeros, que eleva a 64 la cifra de muertos confirmados mientras continúan las operaciones de búsqueda de 238 desaparecidos.

Los nuevos cadáveres, que fueron localizados en el cuarto piso del barco, pertenecen según medios surcoreanos a cinco de los 325 estudiantes de 16 y 17 años que viajaban en el barco y que componen la mayor parte de los desaparecidos.