Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Terrorismo

John Walker Lindh: ¿El liberado talibán estadounidense sigue siendo una amenaza?

En el 2001 John Walker Lindh, un californiano de 22 años que se había unido a los talibanes, fue arrestado por tropas estadounidenses en Afganistán. Hoy fue liberado, tres años antes de que cumpla su condena

Talibán

John Walker Lindh conoció a Osama Bin Laden y fue capturado en diciembre del 2001, meses después de los atentados contra las Torres Gemelas. (AFP)

Las imágenes de un veinteañero con el pelo y la barba crecida, la cara y las ropas sucias, impactaron a los estadounidenses. Era diciembre del 2001, meses después de los atentados contra las Torres Gemelas, que provocaron la invasión a Afganistán y la caída del régimen talibán.

En medio de varios prisioneros afganos y pakistaníes estaba John Walker Lindh, un californiano de 22 años, que se había unido a los talibanes.

Talibanes

Lindh estudió en escuelas islámicas en Pakistán y combatió con los talibanes en Afganistán. (Reuters)

En el 2002, Lindh, el 'talibán estadounidense', fue condenado a veinte años de prisión tras declararse culpable de prestar servicio al grupo extremista y de manejo de explosivos. A diferencia de otros combatientes que cayeron junto a él y fueron trasladados a la prisión de Guantánamo, Lindh fue recluido en la cárcel federal de alta seguridad en Terre Haute, Indiana.

Debido a su buena conducta, ayer fue liberado tres años antes de cumplir la totalidad de su pena, y en medio de la controversia sobre si, efectivamente, sigue siendo un islamista radical y podrá reinsertarse nuevamente a la sociedad de su país.

Taliban

Las imágenes de Lindh, entonces un veinteañero con el pelo y la barba crecida, la cara y las ropas sucias, impactaron a los estadounidenses en el 2001. (AP)

-Por la ‘yihad’-

¿Cómo un joven católico de clase media terminó uniéndose a un régimen extremista que impuso años de terror en Afganistán?
En años donde no había redes sociales y Google estaba en ciernes, un adolescente Lindh quedó impresionado con la película "Malcom X" de Spike Lee, y con la autobiografía del activista negro. Fue así como, cuando apenas tenía 16 años, decidió hacerse musulmán y obtuvo, en 1998, el permiso de sus padres para viajar a Yemen para aprender árabe.

En el año 2000, ya en Pakistán, donde estudió en varias escuelas islámicas o madrasas, entró en contacto con los talibanes y poco después se trasladó a Afganistán, apenas unos meses antes de los ataques del 11 de setiembre del 2001 en Nueva York y Washington.

Como miembro del régimen extremista llegó incluso a conocer al mismo Osama bin Laden, el líder de Al Qaeda. Cuando Lindh ya se encontraba bajo arresto en Afganistán participó en un motín en la prisión, donde perdió la vida el agente de la CIA Mike Spann, quien se convirtió en la primera víctima estadounidense abatida en suelo afgano.

De hecho, los familiares de Spann le han enviado cartas al Congreso y al propio presidente Trump señalando que Lindh no debe quedar libre y que, en su momento, se le debió sentenciar a cadena perpetua.

Sin embargo, en la sentencia de octubre del 2002, los fiscales no pudieron probar que Lindh fuera más allá de pelear junto a los talibanes, ayudando a algún grupo terrorista o que intentara matar a estadounidenses. Durante su juicio, Lindh condenó "sin ninguna duda cualquier nivel de terrorismo" y aceptó que cometió un error al unirse a los talibanes. Asimismo, denunció a los ataques terroristas del 11 de setiembre planeados por Bin Laden como algo "completamente en contra del islam".

Taliban

Cuando Lindh apenas tenía 16 años decidió hacerse musulmán y obtuvo, en 1998, el permiso de sus padres (al centro y derecha) para viajar a Yemen. (AP)

- ¿Extremista encubierto? -

Pese a que la justicia ha determinado su temprana liberación, varios informes de inteligencia señalan que Lindh sigue siendo un extremista. En el 2017, un reportaje de la revista "Foreign Policy" basado en un informe interno del Centro Nacional de Contraterrorismo de Estados Unidos, señalaba que Lindh "continuó abogando por la yihad global y escribiendo y traduciendo textos extremistas violentos".

También en el 2017, la Oficina Federal de las Prisiones señaló en un documento que Lindh había dado declaraciones de apoyo al Estado Islámico. "Según todas mis fuentes dentro del gobierno, él todavía es un radical", ha dicho a "The New York Times" Seamus Hughes, vicedirector del Centro para el Extremismo de la Universidad George Washington.

Durante su estancia en la prisión de Indiana, Lindh se convirtió en un activista que luchó con bastante éxito por los derechos de los presos musulmanes. En el 2012, consiguió que las autoridades les permitieran ejercer su derecho a rezar en grupo.

Alexander Meleagrou-Hitchens, investigador de la Universidad George Washington, asegura que en prisión, Lindh se volvió cercano a Ahmad Musa Jibril, un árabe-estadounidense que desde su liberación en el 2012 continúa predicando una versión extremadamente conservadora del Islam, popular entre los yihadistas.

Ahmad Musa

En prisión, Lindh se volvió cercano a Ahmad Musa Jibril, un árabe-estadounidense que desde su liberación en el 2012 continúa predicando una versión extremadamente conservadora del Islam.

Tras ser liberado, Lindh, actualmente de 38 años, estará bajo estrictas condiciones de vigilancia. Durante su libertad condicional, no tendrá acceso a un pasaporte por lo que no podrá viajar fuera del país, y solo podrá usar un teléfono y una computadora con Internet, siempre bajo el control de las autoridades.


Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada