(Foto: Anthony Niño de Guzmán/GEC)
(Foto: Anthony Niño de Guzmán/GEC)
Redacción EC

El ubicado en la cuadra 6 de la calle Saphy, en el Centro Histórico de , será demolido en las próximas semanas luego de que el juez dirimente Wilber Bustamante votara el pasado 13 de setiembre a favor de esta acción, así como de la restitución de las cinco filas de andenes incas que se removieron para su construcción.

El edificio de 10 pisos no solo estaba siendo levantado en una zona donde de acuerdo con el Plan Maestro del Centro Histórico del Cusco solo se pueden construir inmuebles de hasta dos niveles, sino que según dos resoluciones directorales se cometió daño “grave e irreversible” al Patrimonio Cultural de la Nación.

El 1 de enero del 2016, la Comisión de Juristas de Cusco inició un proceso de amparo a fin de solicitar la demolición del hotel Sheraton, propiedad de la empresa inmobiliaria R & G.

En primera instancia se emitió una sentencia que reconoció que el daño perpetrado por la construcción es constitucional para los peruanos y toda la humanidad. Sin embargo, el fallo argumentó que no se pueden restituir los andenes porque más valor tenía la inversión económica ya efectuada.

(Foto: archivo El Comercio)
(Foto: archivo El Comercio)

La Comisión de Juristas de Cusco apeló el fallo, por lo que en segunda instancia la sala debía emitir una decisión uniforme de tres votos. “Uno de los magistrados se pronunció a favor de que no se puede proteger el patrimonio cultural en la vía constitucional, mientras que otros dos lo hicieron a favor de priorizar la inversión económica”, dijo a este Diario T’ika Luizar, representante de la parte demandante.

Un nuevo magistrado dirimente decidió que se proceda con la demolición y restitución de los andenes prehispánicos. Entonces, se nombró a otra magistrada, quien el pasado 15 de agosto se pronunció también a favor de la demolición y restitución. Por último, el juez Wilber Bustamante del Castillo se adhirió a esta misma posición.

Estas fueron algunos de los puntos tomados en cuenta por el juez Bustamante para adherirse a la posición de que se proceda a la demolición del hotel Sheraton:

► Informe de Auditoría en el que entre otros se llega a concluir lo siguiente: a) Funcionarios de la Municipalidad emitieron el certificado de parámetros urbanísticos edificatorios, transgrediendo la normativa aplicable para la conservación y protección del patrimonio histórico, permitiendo la alteración del contexto urbano. b) Funcionarios omitieron cautelar la protección y conservación de los muros prehispánicos y republicanos del proyecto de edificación del Hotel de la calle Saphy, permitiendo su desmontaje en febrero del 2012, los cuales después de ser desmantelados, fueron enchapados sobre unas estructura moderna en el año 2014, situación que ocasiona daño irreparable al patrimonio cultural.

► El Informe N° 109-2018-YVML-AFDP-SDDPCDPC-DDC-CUS/MC, del 11 de setiembre del 2018, emitido por la arquitecta Yadira Vanessa Montalvo Loaiza, sobre la presunta afectación al patrimonio cultural de la nación, corrobora esta acreditación de la vulneración de los derechos fundamentales.

(Foto: archivo El Comercio)
(Foto: archivo El Comercio)

►Los medios probatorios ofrecidos por la demandada Inmobiliaria R&G SAC (licencia de obra, licencia de edificaciones, vistas fotográficas que acreditan las inspecciones, entre otros) no son idóneas para acreditar la ausencia de la vulneración del derecho a la identidad y al patrimonio cultural. En el Informe de Auditoría se establece que estos instrumentos colisionan con el Plan Maestro del Centro Histórico del Cusco.

► La citada inmobiliaria no ha señalado argumento alguno respecto a la vulneración del Plan Maestro del Centro Histórico del Cusco y a la destrucción de los muros prehispánicos, limitándose a señalar la licitud de las licencias obtenidas para la construcción del inmueble.

-Etapa de ejecución-

El pasado 20 de noviembre, la Corte Superior de Justicia de resolvió que el proceso de demolición del ingrese a su etapa de ejecución, por lo que otorgó un plazo de 30 días hábiles al Ministerio de Cultura, para que a través de la Dirección Desconcentrada de Cultura del Cusco, presente un informe técnico que precise cómo se realizará la demolición del inmueble y evalúe si los muros y andenes arqueológicos dañados pueden ser restaurados o no.

El expediente 00710-2016-0-1001-JR-CI-05 precisa que según el artículo 59 del Código Procesal Constitucional “la sentencia firme que declara fundada la demanda debe ser cumplida dentro de los dos días siguientes de notificada. Tratándose de omisiones, este plazo puede ser duplicado.(...)”.

(Foto: archivo El Comercio)
(Foto: archivo El Comercio)

Sin embargo, señala que dicho plazo resulta “muy ínfimo", pues se debe constatar en campo las medidas respectivas de la construcción y confrontarlas con lo determinado por el Plan Maestro del Centro Histórico del Cusco y las normas que protegen dicho patrimonio cultural con relación a los parámetros urbanísticos permitidos.

“Además, debe evaluarse si los muros arqueológicos pueden ser restaurados o no en base a la propia revisión de los expedientes que dieron lugar a la autorización o licencia de construcción y a la determinación del destino que se dieron a los elementos líticos que constituyeron dichos muros de ser el caso con una constatación en el campo, lo que obviamente no es posible realizar en el período de sólo 02 días”, dice el documento.

Hasta el día de hoy, la Dirección Desconcentrada de Cultura del Cusco no ha presento el informe técnico. En conferencia de prensa indicó que lo hará el 3 de enero del 2020.

Síguenos en Twitter como