Melissa Valdivia Romero

Colaboradora

melissavaldivia2905@gmail.com

1 de 12
Por segundo año consecutivo la fiesta jubilar de Cusco se vive bajo la sombra del COVID-19. En la Ciudad Imperial se celebra con restricciones. Los desfiles, ceremonias, fiestas costumbristas se han reinventado y se establecieron por segundo año consecutivo en misas virtuales, en escenarios con aforos reducidos y en otros casos se suspendieron. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

Por segundo año consecutivo la fiesta jubilar de Cusco se vive bajo la sombra del COVID-19. En la Ciudad Imperial se celebra con restricciones. Los desfiles, ceremonias, fiestas costumbristas se han reinventado y se establecieron por segundo año consecutivo en misas virtuales, en escenarios con aforos reducidos y en otros casos se suspendieron. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

2 de 12
El primero de junio inició el mes jubilar en la Ciudad Imperial, con un Haywarikuy u ofrenda a la Pachamama, ceremonia ancestral que se desarrolló en medio de la plaza mayor con presencia de las autoridades cusqueñas y andinas. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

El primero de junio inició el mes jubilar en la Ciudad Imperial, con un Haywarikuy u ofrenda a la Pachamama, ceremonia ancestral que se desarrolló en medio de la plaza mayor con presencia de las autoridades cusqueñas y andinas. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

3 de 12
Mientras la Pachamama recibe las ofrendas de sus hijos, al mismo tiempo, un grupo reducido de danzantes y fieles de la Nación Paucartambo y Quispicanchi del Señor Qoyllurit’i corren presurosos a la Iglesia de la Compañía de Jesús para participar de la misa virtual. Son ocho naciones las que la conforman pero solo dos tienen el honor de participar de la gran misa por el día central del “Cristo de las Nieves”. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

Mientras la Pachamama recibe las ofrendas de sus hijos, al mismo tiempo, un grupo reducido de danzantes y fieles de la Nación Paucartambo y Quispicanchi del Señor Qoyllurit’i corren presurosos a la Iglesia de la Compañía de Jesús para participar de la misa virtual. Son ocho naciones las que la conforman pero solo dos tienen el honor de participar de la gran misa por el día central del “Cristo de las Nieves”. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

4 de 12
Qoyllurit’i, el peregrinaje religioso en el que miles de fieles rendían culto a la imagen de un Cristo pintado en una roca sagrada, cuyo santuario ubicado en el paraje Sinakara, al pie del nevado Colquepunku (Ocongate, Quispicanchi) este año nuevamente ha sido cerrado a sus fieles para evitar aglomeraciones. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

Qoyllurit’i, el peregrinaje religioso en el que miles de fieles rendían culto a la imagen de un Cristo pintado en una roca sagrada, cuyo santuario ubicado en el paraje Sinakara, al pie del nevado Colquepunku (Ocongate, Quispicanchi) este año nuevamente ha sido cerrado a sus fieles para evitar aglomeraciones. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

5 de 12
El ¡Chakiri, Chakiri! no se ha escuchado por dos años en la fila de fieles que al son de esta melodía avanzaban por los parajes del Sinakara para esperar la bendición del Señor Qoyllurit’i  y saludar al Tayta Inti. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

El ¡Chakiri, Chakiri! no se ha escuchado por dos años en la fila de fieles que al son de esta melodía avanzaban por los parajes del Sinakara para esperar la bendición del Señor Qoyllurit’i y saludar al Tayta Inti. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

6 de 12
Para el peregrino de Qoyllurit’i, el anuncio del cierre no le impidió cumplir con la tradición religiosa y buscó reinventarse estableciendo altares en cada hogar, donde grupos pequeños de danzantes y fieles rinden tributo y bailan a la imagen de Qoyllurit’i, al “Apuyaya”. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

Para el peregrino de Qoyllurit’i, el anuncio del cierre no le impidió cumplir con la tradición religiosa y buscó reinventarse estableciendo altares en cada hogar, donde grupos pequeños de danzantes y fieles rinden tributo y bailan a la imagen de Qoyllurit’i, al “Apuyaya”. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

7 de 12
“¡Qué termine esta pandemia!”, le pide a Qoyllor’iti Yuri Zurita, caporal de los Qhapaq Qolla de la Nación Paucartambo, danza representativa de los arrieros de llamas. El danzante conmovido y con los ojos llorosos representa el sentir y pedido de muchas personas. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

“¡Qué termine esta pandemia!”, le pide a Qoyllor’iti Yuri Zurita, caporal de los Qhapaq Qolla de la Nación Paucartambo, danza representativa de los arrieros de llamas. El danzante conmovido y con los ojos llorosos representa el sentir y pedido de muchas personas. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

8 de 12
“Nadie imaginaba la llegada de la pandemia. Ya son dos años sin ir al Santuario, pero el Señor de Qoyllor’iti está en todos lados. Hoy estamos lejos de su santuario. Dios quiera al año siguiente podamos cantarle en su casa, en el Sinakara; dan ganas de llorar, pero estamos aquí siempre al pie del Señor”, cuenta a El Comercio Yuri Zurita. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

“Nadie imaginaba la llegada de la pandemia. Ya son dos años sin ir al Santuario, pero el Señor de Qoyllor’iti está en todos lados. Hoy estamos lejos de su santuario. Dios quiera al año siguiente podamos cantarle en su casa, en el Sinakara; dan ganas de llorar, pero estamos aquí siempre al pie del Señor”, cuenta a El Comercio Yuri Zurita. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

9 de 12
El caporal, además, pide al Gobierno central mayor celeridad con la gestión e inoculación de las vacunas, para que la población en su totalidad se reactive económicamente y pueda llevar a cabo sus costumbres, Yuri Zurita, frente a las nuevas elecciones presidenciales de este 05 de junio, mira al cielo y le dice al Señor “Nuestro señor verá quién va a gobernarnos, ojalá elija bien”. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

El caporal, además, pide al Gobierno central mayor celeridad con la gestión e inoculación de las vacunas, para que la población en su totalidad se reactive económicamente y pueda llevar a cabo sus costumbres, Yuri Zurita, frente a las nuevas elecciones presidenciales de este 05 de junio, mira al cielo y le dice al Señor “Nuestro señor verá quién va a gobernarnos, ojalá elija bien”. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

10 de 12
Al finalizar la misa, los Qhapaq Qolla, Qhapaq Chuncho y pablitos de Paucartambo, ataviados de sus vistosas vestimentas, bailan por un tramo corto desde la Compañía de Jesús. De bailar por varios días en el Sinakara, ahora sus danzas se han resumido a un par de calles. Más no pueden hacer, la pandemia se los impide. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

Al finalizar la misa, los Qhapaq Qolla, Qhapaq Chuncho y pablitos de Paucartambo, ataviados de sus vistosas vestimentas, bailan por un tramo corto desde la Compañía de Jesús. De bailar por varios días en el Sinakara, ahora sus danzas se han resumido a un par de calles. Más no pueden hacer, la pandemia se los impide. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

11 de 12
Ellos sostienen sus "apuyayas" o demandas, que es una urna de madera donde está la imagen del Señor de Qoyllurit’i. Además, llevan el cuadro de uno de sus danzantes, uno de sus compañeros que perdieron en medio de la pandemia. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

Ellos sostienen sus "apuyayas" o demandas, que es una urna de madera donde está la imagen del Señor de Qoyllurit’i. Además, llevan el cuadro de uno de sus danzantes, uno de sus compañeros que perdieron en medio de la pandemia. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

12 de 12
Pese a todo, sigue habiendo un espacio para la esperanza en los corazones más devotos, como el de Yuri Zurita, o como en el de sus danzantes César Callo y  Christian Cáceres. Para ellos y miles de peregrinos no existe el cansancio ni la noche fría que les calaba hasta los huesos cuando danzaban al ritmo del Chakiri. Saben que no hay pandemia que cese con su fe por el “Señor de las Nieves, por Qoyllurit’i. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

Pese a todo, sigue habiendo un espacio para la esperanza en los corazones más devotos, como el de Yuri Zurita, o como en el de sus danzantes César Callo y Christian Cáceres. Para ellos y miles de peregrinos no existe el cansancio ni la noche fría que les calaba hasta los huesos cuando danzaban al ritmo del Chakiri. Saben que no hay pandemia que cese con su fe por el “Señor de las Nieves, por Qoyllurit’i. (Foto: Melissa Valdivia Romero)

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: origen, transmisión, síntomas del Covid-19
Actualmente las autoridades sanitarias alrededor del mundo se encuentran alertas y buscan evitar su propagación. null