Melissa Valdivia Romero

Colaboradora

melissavaldivia2905@gmail.com

1 de 23
El personal de salud que se encuentra luchando contra la pandemia del coronavirus es el que ha mirado a esta enfermedad directamente a los ojos. Ello lo sabe bien el doctor Enrique Arana García, quien junto a la licenciada Olga Cutipa Quijhua, ha sacado fuerzas de donde ya no la hay para continuar de pie desde que empezó la guerra contra la pandemia. (Foto: Melissa Valdivia)

El personal de salud que se encuentra luchando contra la pandemia del coronavirus es el que ha mirado a esta enfermedad directamente a los ojos. Ello lo sabe bien el doctor Enrique Arana García, quien junto a la licenciada Olga Cutipa Quijhua, ha sacado fuerzas de donde ya no la hay para continuar de pie desde que empezó la guerra contra la pandemia. (Foto: Melissa Valdivia)

2 de 23
A ellos dos se les unió el técnico en enfermería Amílcar Guzmán Carpio, quien reforzó la lucha a partir de agosto del año pasado, cuando Cusco estaba aún con los picos más altos en contagios en uno de esos meses más críticos de la primera ola. Los tres trabajan en el Área COVID del Hospital Regional de Cusco y tras ser los primeros en enfrentar al virus ahora son los primeros en recibir la vacuna.  (Foto: Melissa Valdivia)

A ellos dos se les unió el técnico en enfermería Amílcar Guzmán Carpio, quien reforzó la lucha a partir de agosto del año pasado, cuando Cusco estaba aún con los picos más altos en contagios en uno de esos meses más críticos de la primera ola. Los tres trabajan en el Área COVID del Hospital Regional de Cusco y tras ser los primeros en enfrentar al virus ahora son los primeros en recibir la vacuna. (Foto: Melissa Valdivia)

3 de 23
Son ellos quienes se han enfrentado día a día a la presión por salvar vidas en una región que se ha visto superada ante la emergencia. A medida que el virus avanza la labor de los médicos se ha vuelto cada vez más difícil, por lo que han tenido que tomar decisiones arriesgadas bajo altos niveles de estrés y durante largas jornadas de trabajo. (Foto: Melissa Valdivia)

Son ellos quienes se han enfrentado día a día a la presión por salvar vidas en una región que se ha visto superada ante la emergencia. A medida que el virus avanza la labor de los médicos se ha vuelto cada vez más difícil, por lo que han tenido que tomar decisiones arriesgadas bajo altos niveles de estrés y durante largas jornadas de trabajo. (Foto: Melissa Valdivia)

4 de 23
La crisis de la pandemia no solo se vive en los hospitales, en las calles, en las casas, sino también en el alma. Todos sienten el estrés por el exceso de trabajo, la desolación y frustración por ver morir a muchas personas, sin embargo, ellos no se permiten flaquear.  (Foto: Melissa Valdivia)

La crisis de la pandemia no solo se vive en los hospitales, en las calles, en las casas, sino también en el alma. Todos sienten el estrés por el exceso de trabajo, la desolación y frustración por ver morir a muchas personas, sin embargo, ellos no se permiten flaquear. (Foto: Melissa Valdivia)

5 de 23
El técnico en enfermería Amílcar Guzmán Carpio, de 39 años, todavía recuerda cuando la mano de un paciente de 50 años sostuvo la suya, mientras veía en sus ojos sus últimos momentos de vida. Amílcar lleva en su memoria los gestos, las miradas, de cientos de personas que partieron de este mundo, derrotados por el coronavirus.  (Foto: Melissa Valdivia)

El técnico en enfermería Amílcar Guzmán Carpio, de 39 años, todavía recuerda cuando la mano de un paciente de 50 años sostuvo la suya, mientras veía en sus ojos sus últimos momentos de vida. Amílcar lleva en su memoria los gestos, las miradas, de cientos de personas que partieron de este mundo, derrotados por el coronavirus. (Foto: Melissa Valdivia)

6 de 23
“Con su mirada se despidió y lo único que le dije fue que se encomiende a Dios, ya no podíamos hacer nada, y así vimos madres morir, hijos que salían de alta médica sin sus padres que habían fallecido, es triste”, lamenta el técnico en enfermería.  (Foto: Melissa Valdivia)

“Con su mirada se despidió y lo único que le dije fue que se encomiende a Dios, ya no podíamos hacer nada, y así vimos madres morir, hijos que salían de alta médica sin sus padres que habían fallecido, es triste”, lamenta el técnico en enfermería. (Foto: Melissa Valdivia)

7 de 23
Después de haber sido inoculado con la vacuna de Sinopharm, Amílcar dijo a El Comercio tener sentimientos encontrados, ya que a pesar de que significa una luz de esperanza, le genera también frustración saber que como él muchos otros profesionales de la salud y sus pacientes pudieron haberse salvado.  (Foto: Melissa Valdivia)

Después de haber sido inoculado con la vacuna de Sinopharm, Amílcar dijo a El Comercio tener sentimientos encontrados, ya que a pesar de que significa una luz de esperanza, le genera también frustración saber que como él muchos otros profesionales de la salud y sus pacientes pudieron haberse salvado. (Foto: Melissa Valdivia)

8 de 23
Amílcar siempre tuvo miedo de contagiar a su familia. Es la tercera persona en ser vacunada en la región cusqueña, aun así asegura que no bajará la guardia y que seguirá cumpliendo las medidas sanitarias estrictamente. (Foto: Melissa Valdivia)

Amílcar siempre tuvo miedo de contagiar a su familia. Es la tercera persona en ser vacunada en la región cusqueña, aun así asegura que no bajará la guardia y que seguirá cumpliendo las medidas sanitarias estrictamente. (Foto: Melissa Valdivia)

9 de 23
“Mi preocupación es por mi familia, mi madre, mi esposa y mi hija de 4 años. Tengo miedo por ellos, gracias a Dios felizmente seguimos bien. Me vacuné pero prefiero seguir tomando las medidas, no bajaré la guardia. La vacuna es una forma de prevenir, hay una garantía, una esperanza, pero mientras no llegue la vacuna a toda la población debemos seguir vigilantes” añadió Guzmán Carpio. (Foto: Melissa Valdivia)

“Mi preocupación es por mi familia, mi madre, mi esposa y mi hija de 4 años. Tengo miedo por ellos, gracias a Dios felizmente seguimos bien. Me vacuné pero prefiero seguir tomando las medidas, no bajaré la guardia. La vacuna es una forma de prevenir, hay una garantía, una esperanza, pero mientras no llegue la vacuna a toda la población debemos seguir vigilantes” añadió Guzmán Carpio. (Foto: Melissa Valdivia)

10 de 23
Olga Cutipa Quijhua, licenciada en Enfermería de 32 años, trabajaba en el área de Salud Mental del Hospital Regional Cusco. Cuando empezó la pandemia, dejó las salas de terapia psicológica para asumir la coordinación de Enfermería en el Área COVID del mismo hospital. Tiene a cargo a alrededor de 200 colegas. Junto a ellas, y entre tantas dificultades, continua de pie luchando contra el virus. (Foto: Melissa Valdivia)

Olga Cutipa Quijhua, licenciada en Enfermería de 32 años, trabajaba en el área de Salud Mental del Hospital Regional Cusco. Cuando empezó la pandemia, dejó las salas de terapia psicológica para asumir la coordinación de Enfermería en el Área COVID del mismo hospital. Tiene a cargo a alrededor de 200 colegas. Junto a ellas, y entre tantas dificultades, continua de pie luchando contra el virus. (Foto: Melissa Valdivia)

11 de 23
Cada mañana sale muy temprano de casa para ir a trabajar. Regresa tarde con el fin de evitar mantener contacto directo con sus padres, cuyas edades sobrepasan los 60 años y pertenecen a la población vulnerable. Le duele no compartir momentos ni abrazarlos como antes, pero son sacrificios que se tienen que hacer. Hasta el momento ninguno se ha contagiado. Ella temía por su padres en cada paciente que atendía. (Foto: Melissa Valdivia)

Cada mañana sale muy temprano de casa para ir a trabajar. Regresa tarde con el fin de evitar mantener contacto directo con sus padres, cuyas edades sobrepasan los 60 años y pertenecen a la población vulnerable. Le duele no compartir momentos ni abrazarlos como antes, pero son sacrificios que se tienen que hacer. Hasta el momento ninguno se ha contagiado. Ella temía por su padres en cada paciente que atendía. (Foto: Melissa Valdivia)

12 de 23
“Pensaba que le tocaba a mis papás o a mí. Los veía en mis pacientes. Nadie nos va a quitar todo lo que vimos, queda grabado esa imagen de pacientes, hermanos, hijos, suplicando por la vida de su ser querido. A veces no podemos aliviar esa desesperación, es una impotencia el no poder ayudarlos”, narra a este Diario la segunda persona y primera mujer cusqueña en inmunizarse. (Foto: Melissa Valdivia)

“Pensaba que le tocaba a mis papás o a mí. Los veía en mis pacientes. Nadie nos va a quitar todo lo que vimos, queda grabado esa imagen de pacientes, hermanos, hijos, suplicando por la vida de su ser querido. A veces no podemos aliviar esa desesperación, es una impotencia el no poder ayudarlos”, narra a este Diario la segunda persona y primera mujer cusqueña en inmunizarse. (Foto: Melissa Valdivia)

13 de 23
Ella asegura que ama su vocación y que por eso mismo desea que las vacunas beneficien a toda la población. “Sabemos que la ciencia no avanza rápido, no es fácil decir hay vacuna y aplicarlo. Primero, siempre se hacen estudios. Hubiera sido beneficioso que todos seamos favorecidos, pero todavía hay etapas. Siempre velaré por mis pacientes, es la profesión que escogí con la esperanza de ver una población sana; tenemos vocación de servir al prójimo, es por ello que seguimos batallando”, señala la licenciada Olga Cutipa. (Foto: Melissa Valdivia)

Ella asegura que ama su vocación y que por eso mismo desea que las vacunas beneficien a toda la población. “Sabemos que la ciencia no avanza rápido, no es fácil decir hay vacuna y aplicarlo. Primero, siempre se hacen estudios. Hubiera sido beneficioso que todos seamos favorecidos, pero todavía hay etapas. Siempre velaré por mis pacientes, es la profesión que escogí con la esperanza de ver una población sana; tenemos vocación de servir al prójimo, es por ello que seguimos batallando”, señala la licenciada Olga Cutipa. (Foto: Melissa Valdivia)

14 de 23
El doctor Enrique Arana García, de 44 años, ha sido el primer vacunado de Cusco. Arana es médico infectólogo, ha luchado toda su vida profesional contra enfermedades como el dengue, la hepatitis y el VIH. Ahora combate contra el coronavirus, como jefe del área COVID del Hospital Regional de Cusco. (Foto: Melissa Valdivia)

El doctor Enrique Arana García, de 44 años, ha sido el primer vacunado de Cusco. Arana es médico infectólogo, ha luchado toda su vida profesional contra enfermedades como el dengue, la hepatitis y el VIH. Ahora combate contra el coronavirus, como jefe del área COVID del Hospital Regional de Cusco. (Foto: Melissa Valdivia)

15 de 23
Confiesa que cada día, antes de empezar su servicio, se encomienda a Dios, por él, por su familia, y por su otra familia: sus pacientes y colegas. Arana nos dice que poco a poco la vacuna ha dejado de ser un sueño, es una luz en el túnel, algo que en medio de la crisis sanitaria añoraban. (Foto: Melissa Valdivia)

Confiesa que cada día, antes de empezar su servicio, se encomienda a Dios, por él, por su familia, y por su otra familia: sus pacientes y colegas. Arana nos dice que poco a poco la vacuna ha dejado de ser un sueño, es una luz en el túnel, algo que en medio de la crisis sanitaria añoraban. (Foto: Melissa Valdivia)

16 de 23
El doctor Arana García agradece por la buena salud de sus parientes, aunque teme por los suyos. También es un convencido de que él y sus colegas no piensan bajar la guardia, por lo que continuarán estrictamente aplicando las medidas básicas de cuidado ante la COVID-19. (Foto: Melissa Valdivia)

El doctor Arana García agradece por la buena salud de sus parientes, aunque teme por los suyos. También es un convencido de que él y sus colegas no piensan bajar la guardia, por lo que continuarán estrictamente aplicando las medidas básicas de cuidado ante la COVID-19. (Foto: Melissa Valdivia)

17 de 23
“Es algo que hemos anhelado desde el inicio de esta pandemia, contar con una vacuna. Ahora se hace realidad, somos conscientes de que la vacuna es un insumo de la lucha contra la pandemia y seguimos convencidos que la mascarilla, lavado de manos y el distanciamiento debe cumplirse estrictamente”, refiere. (Foto: Melissa Valdivia)

“Es algo que hemos anhelado desde el inicio de esta pandemia, contar con una vacuna. Ahora se hace realidad, somos conscientes de que la vacuna es un insumo de la lucha contra la pandemia y seguimos convencidos que la mascarilla, lavado de manos y el distanciamiento debe cumplirse estrictamente”, refiere. (Foto: Melissa Valdivia)

18 de 23
La mirada de las personas que están en primera línea es distinta. En sus ojos se observa la lucha incansable que realizan todos los días frente al coronavirus. Sin embargo, desde ayer, sus miradas también guardan ilusión. (Foto: Melissa Valdivia)

La mirada de las personas que están en primera línea es distinta. En sus ojos se observa la lucha incansable que realizan todos los días frente al coronavirus. Sin embargo, desde ayer, sus miradas también guardan ilusión. (Foto: Melissa Valdivia)

19 de 23
“Es una luz que tenemos, si somos conscientes de lo que estamos viviendo pueda ser el inicio de volver a la normalidad, no es el fin de la pandemia, pero la vacuna es un arma importante para combatirla, es nuestra esperanza”, dice Arana. (Foto: Melissa Valdivia)

“Es una luz que tenemos, si somos conscientes de lo que estamos viviendo pueda ser el inicio de volver a la normalidad, no es el fin de la pandemia, pero la vacuna es un arma importante para combatirla, es nuestra esperanza”, dice Arana. (Foto: Melissa Valdivia)

20 de 23
Una nueva etapa comienza para ellos. Mientras Enrique Arana, Olga Cutipa y Amílcar Guzmán van a tomar sus puestos de guerra en el Área COVID. Otras tres centenas de personal médico en el primer día de vacunación pasaron por los pasillos de los consultorios de medicina especializada, convertido ahora en áreas de inmunización. (Foto: Melissa Valdivia)

Una nueva etapa comienza para ellos. Mientras Enrique Arana, Olga Cutipa y Amílcar Guzmán van a tomar sus puestos de guerra en el Área COVID. Otras tres centenas de personal médico en el primer día de vacunación pasaron por los pasillos de los consultorios de medicina especializada, convertido ahora en áreas de inmunización. (Foto: Melissa Valdivia)

21 de 23
Alrededor de 300 a 350 personas del Hospital Regional de Cusco y Hospital Antonio Lorena recibieron ayer la vacuna. Hoy continuarán, al igual que el resto de hospitales y centros de salud de la región cusqueña. (Foto: Melissa Valdivia)

Alrededor de 300 a 350 personas del Hospital Regional de Cusco y Hospital Antonio Lorena recibieron ayer la vacuna. Hoy continuarán, al igual que el resto de hospitales y centros de salud de la región cusqueña. (Foto: Melissa Valdivia)

22 de 23
En la primera fase de inmunización, Cusco recibió 5.199 dosis de vacunas de Sinopharm. El programa de distribución de vacunas del Gobierno Regional estableció que el primer lote de dosis sea distribuido en 50 establecimientos de salud: hospital Regional Cusco ( 901 dosis), Antonio Lorena (754 dosis), Adolfo Guevara Velasco (1.025 dosis), EsSalud (124 dosis), Hospital Espinar (177 dosis), Sicuani (257 dosis), Quillabamba (276 dosis), militar de Pichari (21 dosis), entre otros. (Foto: Melissa Valdivia)

En la primera fase de inmunización, Cusco recibió 5.199 dosis de vacunas de Sinopharm. El programa de distribución de vacunas del Gobierno Regional estableció que el primer lote de dosis sea distribuido en 50 establecimientos de salud: hospital Regional Cusco ( 901 dosis), Antonio Lorena (754 dosis), Adolfo Guevara Velasco (1.025 dosis), EsSalud (124 dosis), Hospital Espinar (177 dosis), Sicuani (257 dosis), Quillabamba (276 dosis), militar de Pichari (21 dosis), entre otros. (Foto: Melissa Valdivia)

23 de 23
En los centros de salud de la Red Cusco Norte se inmunizarán a 396 persona y en Cusco Sur a 495 trabajadores. También se hará en Canas Canchis Espinar (222), Chumbivilcas (137), La Convención (208) y Kimbiri Pichari (206). (Foto: Melissa Valdivia)

En los centros de salud de la Red Cusco Norte se inmunizarán a 396 persona y en Cusco Sur a 495 trabajadores. También se hará en Canas Canchis Espinar (222), Chumbivilcas (137), La Convención (208) y Kimbiri Pichari (206). (Foto: Melissa Valdivia)

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El preciso instante en que Jesús Valverde recibe la dosis de Sinopharm
El presidente de la Sopemi se convirtió en uno de los primeros peruanos en recibir la dosis del laboratorio de Sinopharm. El médico fue vacunado en el Hospital Dos de Mayo.