‘Escuelas de sicarios’: adolescentes son adiestrados para matar
‘Escuelas de sicarios’: adolescentes son adiestrados para matar

MARTÍN ACOSTA GONZÁLEZ / 

El crimen organizado en el norte del país no conoce de límites. Una última operación policial puso al descubierto que diversas bandas criminales, no solo reclutan adolescentes sino que los adiestran en terrenos que fungen de ‘escuelas para sicarios’. Menores de 14 y 15 años manipulando armas que luego utilizarán para cometer asesinatos por encargo.

Menor que practicaba para sicario fue abatido en La Libertad

El miércoles la PNP fue alertada sobre unos disparos en un sector Los Postes, de Paiján (La Libertad). Los agentes llegaron al lugar y encontraron a cuatro personas (dos adultos y dos menores) realizando tiros a manera de entrenamiento. Entonces se desató una balacera que acabó con la vida de un adolescente de 17 años.

El menor, que usaba una pistola con silenciador, fue abatido de seis disparos mientras sus acompañantes lograron huir. Los residentes de la zona indicaron que hombres armados acostumbraban ingresar a este terreno para realizar tiros, en muchos casos con menores de edad.

Policía denuncia que sicarios habían reclutado a niño de 12

BANDAS CON MENORES
Serían al menos 10 las bandas que incluyen adolescentes entre sus miembros. La captación de menores no es complicada, según el jefe de Jefe de la Policía Nacional de la región La Libertad, general César Gentille Vargas. “La mayoría de estos jóvenes viene de familias disfuncionales, en donde no hay una presencia que imponga autoridad. No hay figura paterna ni materna y los hijos están abandonados”, dijo en declaraciones a El Comercio.

Ello, sumado a que el entorno en que se desenvuelven es cada vez más violento, provoca que los adolescentes elijan el camino de la delincuencia y el sicariato. “Para un chico sin oportunidades, ganar 1.000 o 2.000 soles en unos minutos es una gran oportunidad. Ellos no son conscientes de la gravedad de sus actos”.

Si bien no existe una estadística real sobre cuántos menores de edad están inmersos en este espiral de violencia y delincuencia, las últimas detenciones en La Libertad tienen como protagonistas a muchachos entre los 16 y 22. Sin embargo, existen casos puntuales de menores de 14 y 15 que ya portan armas y cometen delitos a esta edad.

SANCIONES
Para el general Gentille, las sanciones tipificadas en el Código del Niño y del Adolescente respaldan a los infractores. Por ejemplo, si un infractor es mayor de 14 años será pasible de medidas socioeducativas, tales como amonestación, prestación de servicios a la comunidad, libertad asistida, libertad restringida y, en el peor de los casos, la internación en un establecimiento para su tratamiento.

El presidente del colegio de abogados, Mario Amoretti, señaló que si el delito es sicariato y el menor es mayor de 14 pero menor de 16 se le impone una sanción de cuatro años. Si es mayor de 16 y menor de 18 la sanción es de seis años. Está se deberá cumplir en un centro especial de menores y al alcanzar la mayoría de edad, podría cumplirla en una prisión, aunque en un ambiente separado de los adultos.

El caso más conocido es el de Alexander Manuel Pérez Gutiérrez, 'Gringasho'. El que fuera el sicario más joven del Perú recién pudo abandonar 'Maranguita' al cumplir los 18 años a inicios del 2013. No ocupó un sitio común con los otros reos, sino que el INPE acondicionó un lugar que está bajo jurisdicción directa del Poder Judicial.

INTELIGENCIA
Para el ex Ministro del Interior, Remigio Hernani, la presencia de jóvenes en bandas de este tipo no es una novedad. “Desde hace varios años ya vemos que la iniciación delictiva es cada vez a menor edad. Un claro ejemplo es 'Gringasho', que con 13 años ya se había convertido en el sicario más joven del Perú”, dijo a El Comercio.

Se estima que en La Libertad hay un aproximado de 40 bandas delictivas. Para Hernani, la cifra aún es alta pero se está realizando un buen trabajo de investigación y seguimiento a esas organizaciones en el norte del país.

El general Gentille mencionó que el trabajo de seguimiento ha dado sus frutos y en lo que va del año se han desarticulado peligrosas bandas dedicadas a la extorsión y el sicariato.