Alfonso Rivadeneyra García

lanza tantas series al año que seguirle el rastro a todas puede ser una tarea si no imposible, complicada. Pero si vas a ver solo una en febrero, esa tiene que ser "Santa Clarita Diet", protagonizada por Drew Barrymore y Timothy Olyphant. En El Comercio ya vimos la primera temporada y la comentamos sin spoilers.

"Santa Clarita Diet" no pierde el tiempo al presentar la trama: Sheila (Barrymore) ha desarrollado un gusto por cierta clase de carne y su esposo, Joel (Olyphant), tiene que ayudarla a cazar, preservar, procesar e incluso ocultar la comida.

Hablamos de carne humana, lo cual convierte a Sheila en una zombie.

La nueva serie de Netflix combina el gore más extremo, sorpresas y problemas constantes para los personajes, en especial para Joel, quien no está listo para el cambio en su vida. Sheila, en cambio, abraza su nueva naturaleza, pero no tarda en descubrir que vivir como zombie es más complicado de lo que parece.

"Santa Clarita Diet" no se sustenta mucho en la fórmula, como sí lo hace el policial "iZombie" (una forense tiene que comer sesos para no perder la cordura); en cambio se trata de resolver un problema tras otro, de poner a los personajes contra sus mayores miedos, de consecuencias inesperadas que provocan risas incluso en los momentos más sangrientos.

Quizá la mayor sorpresa de esta serie no sean ni Barrymore u Olyphant, sino Liv Hewson, intérprete de Abby, hija adolescente de la pareja. Estamos ante otro gran descubrimiento de Netflix, al nivel de Eleven (Millie Bobby Brown) en "Stranger Things", pero por razones muy distintas.

DATOS

Los 10 episodios de "Santa Clarita Diet" llegan a Netflix el viernes 3 de febrero.

MIRA TAMBIÉN

LEE MÁS EN TV+