¿Amante de las dunas? Recórrelas con seguridad en tu auto
¿Amante de las dunas? Recórrelas con seguridad en tu auto
Redacción EC

El calor persiste y Semana Santa se acerca, lo que convierte la costa del país en uno de los destinos elegidos por los viajeros que desean darse un descanso para disfrutar del sol, el mar y la arena.

Pero los más aventureros preferirán dejar atrás la comodidad, subir a sus vehículos y adentrarse en el desierto para disfrutar de las dunas y la adrenalina. Es un plan interesante siempre y cuando se viaje prevenido y con todas las medidas de seguridad tanto técnicas como físicas.

Estos son algunos consejos para realizar un viaje inolvidable.

1. Tener un buen vehículo

Lo primero que hay que tener en cuenta es el tipo de carro que se tiene. Lo ideal para este tipo de travesías es una camioneta o una 4x4 por su fuerza y las facilidades que dan a la hora de manejar. Los autos y station wagon no son la mejor opción.

2. Hacer una revisión mecánica completa

Ten en cuenta que en medio de una ruta de aventura no encontrarás lugares donde te puedan brindar ayuda con problemas mayores. Antes de viajar, hay que revisar la batería, el aceite, el nivel de agua, el líquido del freno, etc. 

3. Presta especial atención a las llantas

En terrenos como la arena, los neumáticos juegan un papel crucial. La presión normal de una llanta varía según el modelo del carro pero suele estar alrededor de los 30 psi. Para manejar en arena, la presión debe ser de 20 psi para tener una mayor área de contacto con la superficie, que la fuerza del carro aumente y no se atolle.

4. Carga con todo lo necesario

Además de las cosas básicas que debes tener siempre en el auto como gata, triángulo, llanta de repuesto y botiquín, cuando haces rutas de este tipo también debes llevar una cuerda, lampa, un medidor de aire para las llantas y una llave de ruedas.

5. Comodidad para estar seguros

Lo más probable es que manejes muchas horas sin parar así que debes buscar una posición cómoda frente al volante, especialmente en un terreno complicado como es la arena. No olvides llevar bloqueador, lentes de sol, ropa cómoda y mucho líquido pues el calor es intenso.

6. Viaja acompañado

Como se dijo antes, en medio del desierto no hay nadie que pueda darte una mano si tienes un desperfecto o si quedas atollado y no puedes salir. Es mejor viajar acompañado y en caravana para tener ayuda inmediata.

7. Conoce los límites

Aunque tengas la camioneta mejor equipada del mundo, no es indestructible. Es bueno que tengas en cuenta las cosas que tu carro puede y no puede hacer al igual que una idea aproximada del ancho y largo del mismo. Al subir dunas, debes conocer el ángulo de ataque y de salida que tiene tu vehículo, que son los ángulos que forman la línea del suelo con una que va desde la carrocería a las ruedas, para que no choques con la superficie.

8. No te desconectes

Está bien que quieras escapar y disfrutar de la soledad pero recuerda que uno nunca sabe lo que puede pasar. Siempre avisa a dónde vas a ir para que tus seres queridos sepan dónde buscar si necesitas ayuda y ten tu teléfono a la mano y con saldo. Es recomendable viajar con GPS para tener tu ubicación exacta.

9. Aprende a desatorarte de la arena

Aunque seas el piloto más experimentado, no estás libre de quedar atollado. Para salir, lo mejor es dar marcha atrás pues si pisas el acelerador para intentar avanzar, el vehículo se hundirá más en la arena y salir será casi imposible. Si vas en caravana, otra camioneta te puede remolcar.

10. Investiga sobre el lugar que visitarás

No viajes a ciegas. Averigua sobre el camino que piensas recorrer, si hay grupos de camionetas que vayan hacia allá, los peligros, entre otras cosas. De esa forma, puedes saber qué necesitarás llevar y medirás los riesgos según tus capacidades al volante para que no te arriesgues al hacer una maniobra que podría acabar mal.