Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Carnaval de Huaraz: la fiesta que desborda alegría, diversión y fe cristiana

La Plaza de Armas de Huaraz es epicentro del desfile de comparsas y del famoso "Encuentro de Cruces".

De todas las celebraciones del carnaval en el Perú, la que se festeja en Huaraz, la capital de la región Áncash, es quizá la única en la que se manifiesta con un sincretismo entre jolgorio popular y religión con el tradicional “Encuentro de Cruces”. Este año, la población y los turistas vivirán desde el 21 de febrero hasta el 9 de marzo una experiencia inolvidable.

En el ámbito exclusivamente festivo, el carnaval revela el carácter alegre y hospitalario de la población huaracina y ancashina en general. Los participantes se organizan en comparsas que representan a los diversos barrios de la ciudad.

▷ Huaraz: todo lo que puedes conocer en un solo día |FOTOS

▷ Áncash: seis lagunas que no puedes dejar de conocer

Estos bien afiatados grupos se preparan con meses de anticipación para lucir disfraces de esmerado diseño multicolor en donde destacan las máscaras que aluden con sarcasmo a personajes conocidos, sobre todo del mundo político y de la farándula. Es la ocasión para que los ciudadanos expresen sus críticas hacia sus autoridades y afamadas personas.

Ño Carnavalón
En esta fiesta se realiza el Concurso de Máscaras y la presentación del Ño Carnavalón o rey Momo, entrañable personaje que representa a la fertilidad y cuyo nombre completo, en Huaraz, es José Domingo Carnavalón.

El desfile de comparsas por las principales calles de la ciudad es otro de los actos esperados en esta festividad, programado para el 4 de marzo. Allí destacan los carros alegóricos encabezados por reinas de belleza que representan a las 20 provincias de Áncash, cada una compuesta por su respectiva delegación.

Las delegaciones están conformadas por grupos de danzas y música que exhiben su mejor repertorio y avanzan ovacionados por la multitud que los vitorea a su paso.

Como en toda celebración de carnaval, el juego con agua, talco, confite, pintura y serpentinas se apodera del ánimo y sentimiento popular, y nadie se sustrae a esta vorágine que derrocha exultación y diversión sin límites.

Encuentro de Cruces
La atmósfera religiosa del Carnaval de Huaraz se expresa en todo su esplendor con el tradicional “Encuentro de Cruces”, que este año tendrá lugar el 5 de marzo en la Plaza de Armas de la ciudad, luego de la misa que se celebrará al mediodía. En esta festividad se presentan cuatro tipos de cruces, dos rurales y dos citadinas. Y cada una cumple una función específica.

Las Cruces del Campo son protectoras, pues se colocan en los cerros y han reemplazado a los monolitos o "huancas" que veneraban a los ancestros. Estas cruces están hechas de una armazón de madera y carrizo que se cubre con el “Machitu”, planta ritual que va pintada de purpurina. Los extremos de esta cruz van adornadas con ramas de romero. Tiene incrustaciones de metal llamados “postizos”.

Un domingo antes de carnaval, las cruces del campo, que previamente han sido vestidas y “veladas” en las comunidades, bajan a la ciudad, a los templos de La Soledad y San Francisco, para revitalizarse, renovar su fuerza y poder, escuchar la misa de cruces y ser bendecidas antes de retornar y ser colocadas en sus lugares determinados.

La danza que acompaña a las cruces de campo durante el carnaval es la de “Los Capitanes”. Estos se visten con terno negro, cruzando el pecho dos bandas de color rosado, granate o celeste. El sombrero es de “tres picos”, hecho de paño. Los danzantes, que son dos, llevan en las manos pañuelos multicolores. Esta danza es acompañada por una caja y una flauta.

Otra cruz rural es la “Qawaq cruz” o "Cruz viva", que se halla en los campos, celosamente cuidada por las comunidades. Son cruces formadas por las ramas de un árbol de molle que toman la forma de una cruz. Una vez identificadas son adornadas para el carnaval. Se las vela y adorna con una sábana que cuelga de sus brazos.

La primera de las cruces citadinas es la “Cruz Bordada”. Estas cruces están en los extremos este y oeste de la ciudad de Huaraz y tienen sus ermitas en lugares como Pumacayán, José Olaya, Rataquenua y San Jerónimo. Se las viste de paño porque se las considera vivas.

Por último, destacan las cruces “Los Calvarios”, las cuales están adornadas con todos los elementos de la pasión de Jesús. En ellas encontramos al sol y la luna, el cáliz, el gallo de la pasión, la jarra y la jofaina que utilizó Pilatos para lavarse las manos, así como la columna en la que Jesús fue flagelado, la corona de espinas, los dados con que los soldados romanos se jugaron sus vestiduras, los tres clavos y el martillo, el hisopo que le alcanzó la hiel, la lanza que traspasó su costado, la escalera y las telas con las que Jesús fue envuelto tras ser retirado de la cruz.

Estos “Calvarios” se ubicaban en los extremos de la ciudad y hoy en día se encuentran en las avenidas Prolongación Luzuriaga y Patay; es decir, en los extremos norte y sur de la ciudad de Huaraz.

Fin del carnaval
El Carnaval Huaracino ingresa a su etapa final con el velatorio y lectura del testamento del Ño Carnavalón, a realizarse los días 5 y 6 de marzo, respectivamente. Los restos del rey Momo se trasladarán a las orillas del río Quillay, en un masivo desfile, encabezado por las “viudas” del singular personaje.

El colofón de esta celebración se desarrollará el 9 de marzo con la Fiesta de Integración y Cortamonte “Huachihualito”, a realizarse en el campo ferial de Quinuacocha, que congregará una masiva concurrencia que entre música, baile y confraternidad despedirá el carnaval hasta el próximo año.

Con información de Andina.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada