Atalanta ha marcado 93 goles en la Serie A, 26 más que la Juventus.  (Photo by Emilio Andreoli/Getty Images)
Atalanta ha marcado 93 goles en la Serie A, 26 más que la Juventus. (Photo by Emilio Andreoli/Getty Images)
Raul Castillo

En una época en la que parece que la institución que cuenta con más presupuesto se lleva los tres puntos, el Atalanta de Bérgamo le ha devuelto la ilusión a miles de hinchas en todas las partes del mundo. La billetera, con ello, no necesariamente mata una idea de juego y todo se vuelve posible en un campo entre 22 jugadores durante 90 minutos de fútbol.

Con el paso de los años, gracias a millones de dólares en inversión de fichajes y grandísimos resultados a nivel deportivo, aumentan exponencialmente los seguidores del Real Madrid, Barcelona, Juventus de Turín, Bayern Múnich y Manchester City. En cambio, con Atalanta, lo que nos convence de que si bien el dinero marca la propiedad en el nuevo fútbol, también lo hacen los méritos, el proyecto, la filosofía y el trabajo en equipo.

En Bérgamo se puede hablar de la unión de un equipo de rebeldes, desheredados de la élite de este deporte, y dirigidos por Gian Piero Gasperini, un técnico de 62 años sin experiencia en los mejores equipos de Italia (salvo un breve paso en el Inter de Milán), dispuestos a cambiar el sentido del balompié, en donde la influencia marca el camino a seguir en Europa, tomando el último caso del multimillonario Manchester City y la anulación de su sanción por parte del TAS.

Hace unos meses, prendíamos la televisión para ver a la Juventus, Inter y Milán, ahora lo hacemos para mirar jugar a la Juventus, Inter, Milan y el romántico juego del Atalanta. Un equipo todoterreno con múltiples caminos para llegar al gol.

¿Para qué volverme loco si Cristiano Ronaldo marca un nuevo gol con la ‘Juve’, si Duvan Zapata lo sigue haciendo con el Atalanta para que la historia de esta ‘Cenicienta’ continúe en Italia? ¿O para qué seguir hablando de si el argentino Paulo Dybala puede ser el compañero perfecto de ‘CR7’, si el ‘Papu’ Gómez tiene el ingenio necesario para manejar los hilos dentro y fuera de las canchas?

Si en los últimos meses, para muchos en el ‘Viejo Continente’, el fútbol se ha convertido solo un seguimiento en lo que hace Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, proyectos como el Atalanta nos hacen enamorarnos de nuevo de este deporte. No olvidemos que el equipo aún tiene vida en la Champions y, por el nivel mostrado después de la pausa del fútbol, no debería sorprender que haga historia llegando a instancias finales, a pesar de su condición de debutante.

El juego de este cuadro italiano desafía todas las convenciones posibles para convertirse en un espacio que llena de emoción, no solo a una ciudad de más de 100 mil habitantes, sino a cientos de miles de seguidores en el mundo. Por eso y otras razones más, yo también soy del Atalanta.

MÁS EN DT...