Diana Gonzales Obando

author

diana.gonzales@comercio.com.pe

Mientras estudiaba Ingeniería de Sistemas, Graciana Acuña (42) fue perdiendo la vista. A los 30 años tuvo que dejar la carrera porque la retinosis pigmentaria (enfermedad degenerativa y genética) que le diagnosticaron no le permitió continuar. “¿Qué pasaría si por un accidente o enfermedad usted pierde la visión? ¿Qué pasaría con su trabajo, sus estudios o su familia?”, pregunta Graciana. “El Estado no tiene seguro contra eso. Entonces ¿qué queda para una persona con ? ¿En qué trabajará? ¿Vendiendo caramelitos o pidiendo limosna?”, reclama con mucha razón. Ante este grave problema que vive diariamente, Graciana y otras 10 personas con discapacidad visual, se involucraron en la campaña social Modelos que nadie ve, una propuesta del publicista Juan Carlos Gallardo, apoyado por Héctor Garamende en la Dirección de Arte.

Graciana Acuña tiene 42 años y es modelo de la campaña. ´Tiene baja visión. Para ella es importante que los centros educativos y los trabajos estén pensados y construidos con una visión inclusiva. (Fotos: Modelos que nadie ve).
Graciana Acuña tiene 42 años y es modelo de la campaña. ´Tiene baja visión. Para ella es importante que los centros educativos y los trabajos estén pensados y construidos con una visión inclusiva. (Fotos: Modelos que nadie ve).

Modelos para ver

“Buscando la manera de hacer un aporte, me di cuenta de que las personas ciegas siempre usan lentes de sol ¿por qué no podrían ser la imagen de negocios como ópticas o marcas de lentes?”, nos cuenta Gallardo. Si bien él no tiene alguna discapacidad, esta campaña nació porque quería ayudar a las personas con ceguera o dificultades para ver, quizá como una manera indirecta de dar soporte a un familiar suyo, quien, tras perder la visión, fue despedida injustamente de su trabajo como conserje en un colegio de Pacasmayo, al norte del país.

Para empezar, Juan Carlos buscó a Ximena Ramírez, Directora del Centro de Rehabilitación de Ciegos de Lima (Cercil), y le propuso trabajar esta idea juntos. Hicieron un casting a 54 postulantes del Cercil y las personas más desenvueltas, versátiles y con un enfoque positivo de la vida fueron elegidas. Así, quedaron 11 modelos que si bien no son profesionales ni con mucha experiencia, sí tienen un estilo propio que se explota en las sesiones de fotografía.

Logo de la campaña "Modelos que nadie ve". El objetivo es llamar la atención de marcas de lentes de sol y de ópticas para que incluyan a sus modelos dentro de campañas de publicidad o imagen de marca.
Logo de la campaña "Modelos que nadie ve". El objetivo es llamar la atención de marcas de lentes de sol y de ópticas para que incluyan a sus modelos dentro de campañas de publicidad o imagen de marca.

Cambio de chip

Los modelos saben que la campaña ayudará a sensibilizar a la sociedad sobre el problema laboral, pero esta es también la excusa para tocar una situación mucho más compleja y profunda: vivimos en un cultura discriminatoria que invisibiliza a las personas con discapacidad.

Para ellos, encontrar un trabajo en nuestro país es, por decir lo menos, casi imposible. “No hemos cambiamos el chip. Necesitamos un cambio cultural”, continúa Graciana Acuña. “Tenemos todavía la palabra invalidez marcada en la cabeza o que las personas con discapacidad son personas ‘incompletas’ porque les falta una parte del cuerpo. La gente piensa que no nos podemos desempeñar con normalidad. Alguien que pierde la visión, el oído o cualquier otra parte no deja de ser una persona ni de tener las mismas habilidades que tenía antes”, reflexiona desde la experiencia.

Capacidades indiscutibles

Con la campaña quieren derribar prejuicios y la creencia de que las personas con ceguera no pueden valerse por sí mismas. Juan Carlos Castro (35) es otro de los modelos con baja visión que también sufre la indiferencia del mundo laboral. “Soy publicista y tengo trabajos esporádicos de redacción en algunas agencias, pero es muy difícil conseguir un trabajo fijo. Generalmente, me descartan en las entrevistas porque no veo bien, pero yo soy redactor creativo y la creatividad está en la mente no en los ojos”, dice. Él es también actor, y ya ha sido imagen de una clínica para el cabello y de una marca de lentes. “Mi sueño es volver a las agencias de publicidad”, dice Castro, con optimismo y buen humor. Incluso tiene una rutina de stand up comedy en la que bromea con sus problemas de baja visión.

Modelo Juan Carlos Castro, publicista y actor, tiene 35 años y baja visión. Anhela poder regresar a trabajar a las agencias de publicidad.
Modelo Juan Carlos Castro, publicista y actor, tiene 35 años y baja visión. Anhela poder regresar a trabajar a las agencias de publicidad.

Entre las más jóvenes está Yanet Delgado Delgado. Tiene 23 años y todavía no ha salido al mercado laboral; sin embargo, tiene el temor de que su discapacidad sea un impedimento para desenvolverse como profesional. “Muchas personas no la practican y no la entienden”, nos dice. Ella está estudiando actuación y expresión oral y piensa postular a diversos medios de comunicación para conducir algún programa. También tiene conocimientos en informática. Encontrar un trabajo no tendría que ser una dificultad. “Estoy muy contenta de ser parte de esta campaña. Es una bonita experiencia que favorece a la inclusión social”, recalca Delgado.

Derechos básicos para todo ser humano como trabajar y estudiar deberían estar garantizados para las personas invidentes o con cualquier otra discapacidad. Es hora de empezar a cambiar el chip.

Más datos

  • Comparte la campaña con el hashtag
  • Puedes encontrar más información en @modelosquenadieve en Facebook
  • En Perú alrededor de 600 mil personas presentan discapacidad visual. Del total, 160 mil tienen ceguera total, el resto alguna enfermedad vinculada a la ceguera (INEI, 2018)

Te puede interesar