¿Puede la justicia decidir cuál es el sexo de una persona?
¿Puede la justicia decidir cuál es el sexo de una persona?

GUSTAVO KANASHIRO FONKEN /

Con cuatro votos en contra y dos a favor, el Tribunal Constitucional decidió hoy rechazar la demanda de una persona contra el Registro de Identificación y Estado Civil (Reniec) en la que solicita que el Estado la reconozca oficialmente como mujer y no como hombre, género biológico con el que nació y que fue registrado en su partida de nacimiento.

Sin embargo, en anteriores oportunidades el Poder Judicial sí ha aceptado solicitudes para concretar el cambio de sexo de una persona.

Para el constitucionalista y jurista Enrique Bernales, el cambio de sexo es una decisión completamente personal y nadie, ni siquiera el Estado, puede atentar contra esta opción.

“Me llama la atención esta conclusión. Si el Reniec ya había aceptado el cambio de nombre y la persona se ha sometido a una operación para cambiar de sexo, en todo el mundo esto ya se acepta a nivel oficial para evitar la discriminación”, dijo a El Comercio el constitucionalista.

El jurista añadió que no hay ordenamiento legal que pueda evitar que una persona que nació hombre se cambie de sexo o viceversa, ya que el sexo es una “decisión personal”. “No creo que haya un principio jurídico en ninguna parte del mundo que pueda oponerse a una expresión de voluntad personal que no es delictiva ni le hace daño a nadie”, dijo.

TRANSEXUALES Y HOMOSEXUALES

Los magistrados señalan, como una de sus justificaciones, el temor a crear un precedente que pueda influir en el debate del proyecto de unión civil entre homosexuales que actualmente está en el Parlamento. A pesar de la negativa, el TC no dice que el cambio de género sea inconstitucional, sino que lo rechaza para no anticiparse a un tema que "debe ser ampliamente debatido por los ciudadanos y los congresistas como sus representantes".

Según Helmuy Kessel, presidente de la Sociedad Secular y Humanista del Perú, el TC introduce erróneamente una discusión sobre orientación sexual en un debate centrado en la identidad de género.

“La orientación sexual determina quién me atrae, la identidad de género es la que me dice quién soy. Lo están confundiendo. Si una persona con DNI de mujer se casa con un hombre, eso no es una unión homosexual”, comentó a El Comercio.

El TC considera que la discusión sobre la certeza científica de que el sexo psicológico prevalece al biológico todavía está abierto al debate y, por esto, evita tomar una decisión que podría llevar a un hombre a casarse con una mujer que sigue teniendo como “sexo cromosómico” el masculino.

“El Estado debe dejarse llevar por la opinión de los científicos y los más idóneos en estos casos son los psiquiatras. Una vez que ellos comprueban que una persona es mujer, el consenso general a nivel internacional es que todo se debe adaptar a su sexualidad y el Estado debe legislar en base al derecho de las personas”, señaló Kessel, quien contribuyó en el proyecto de unión civil que presentó el congresista Carlos Bruce en el Parlamento.