Este viernes, el Vaticano hizo oficial la aceptación de la renuncia de Juan Luis Cipriani como Arzobispo de Lima. (Foto: Mario Zapata)
Este viernes, el Vaticano hizo oficial la aceptación de la renuncia de Juan Luis Cipriani como Arzobispo de Lima. (Foto: Mario Zapata)
Redacción EC

El cardenal  se despidió del Arzobispado de Lima luego de que el papa Francisco aceptara su renuncia por límite de edad.

En conferencia de prensa, Cipriani aseguró que no fue una tarea fácil ocupar el puesto durante 20 años, pero agradeció al país por acompañarlo en su labor. Antes de ser Arzobispo de Lima, fue obispo de Ayacucho durante 10 años.





“Tengo una pasión por el Perú muy grande. Antes que Cardenal soy peruano. Y ese ser peruano me ayudó desde mi juventud cuando vestí la camiseta peruana siendo basquetbolista”, dijo.

Acompañado de su sucesor, el reverendo Carlos Castillo Mattasoglio, y el Nuncio Apostólico, Monseñor Nicola Girasoli, Cipriani aseguró que orará porque el nuevo Arzobispo de Lima tenga un buen desempeño.

“Este nombramiento es muy grande. Las comparaciones siempre son odiosas. La unidad y la continuidad en la Iglesia de Cristo es un valor muy bonito, y que esa unidad permanezca. Rezo mucho por ti, Carlos. No es fácil, pesa [...] Gracias por esos largos 30 años, qué buen descanso voy a tener”, dijo.

Sobre su trabajo como Arzobispo, Cipriani consideró que siempre defendió “la verdad”  y luchó contra el enfoque de género que califica como un “cáncer”. Aprovechó también para hacer un llamado a los medios para que que haya más apertura y respecto a las diferentes opiniones. “La verdad ha sido algo que ha acompañado mucho el tiempo que me ha tocado pasar en estos 30 años. Muchas veces me ha tocado tocado enfrentar situaciones difíciles frente a muchas corrientes de opinión respetables, pero que no iban de acuerdo al Magisterio de la Iglesia”, indicó.

El 28 de diciembre del 2018, el día que cumplió 75 años, Juan Luis Cipriani presentó su renuncia por límite de edad conforme a reglas del Derecho Canónico. Pese a que se retira del Arzobispado, el religioso seguirá como cardenal, puesto emérito en el que fue nombrado por el papa Juan Pablo II.

El próximo 2 de marzo, el nuevo Arzobipo Electo de Lima, R. Mons. Carlos Castillo, recibirá la ordenación episcopal de manos del Nuncio Apostólico, Monseñor Girasoli, los Cardenales Barreto y Cipriani, Monseñor Miguel Cabrejos, Presidente de la Conferencia Episcopal del Perú y Mons. Luis Bambarén.