Ingenieros de Osinergmin revisaron el camión siniestrado en Villa El Salvador. (Foto: El Comercio)
Ingenieros de Osinergmin revisaron el camión siniestrado en Villa El Salvador. (Foto: El Comercio)
Óscar Paz Campuzano

No estaríamos contando 16 muertos y más de 30 heridos por la deflagración en (VES) del último 23 de enero si algún ingeniero del Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería () hubiese revisado los sistemas de seguridad del vehículo antes de permitirle circular por las maltrechas pistas de ese distrito. Pero en el Perú, cualquier persona que consigue un camión-cisterna puede pedir y obtener el permiso de forma automática, según la actual regulación.

De acuerdo a los requisitos establecidos por la normativa vigente (Decreto Supremo 01-94-EM) y publicados en el portal de esta entidad, los vehículos que transportan GLP deben estar inscritos en el Registro de Hidrocarburos, y para eso deben presentar algunos documentos. Uno de los más complejos es la aprobación de una certificadora que verifique la seguridad del tanque. Las demás exigencias son más flexibles.

La empresa debe llenar una declaración jurada indicando que el vehículo tiene sus mecanismos de seguridad en buen estado, que cuenta con extintor, que sus válvulas y cañerías no presentan filtraciones, etc. Y para probarlo, el solicitante envía fotografías del vehículo. Luego de eso, el Osinergmin, adscrito a la PCM, otorga la autorización de forma automática, con cargo a realizar fiscalizaciones posteriores.

Desde el 2017, el Osinergmin da estos permisos automáticamente a interesados en transportar GLP. Ese año modificó su texto único de procedimientos administrativos (TUPA) y cambió los plazos para simplificar los procesos y hacerlos menos engorrosos. Antes de esta modificación, la entidad tenía 30 días para revisar los documentos y si no contestaba a la solicitud, se aplicaba el silencio administrativo negativo.

El camión-cisterna que causó la deflagración en VES es uno de los vehículos autorizados de forma automática por el Osinergmin. Se le dio el permiso en setiembre del 2019. ¿Osinergmin revisó el vehículo para contrastar lo que la empresa Transgas dijo en su declaración jurada? ¿Cuántas de las 2.055 unidades autorizadas para transportar GLP en el país obtuvieron su permiso automáticamente? ¿Cuántos de esos vehículos han sido fiscalizados? Osinergmin no respondió a estas preguntas que enviamos ayer. La PNP ha implicado a la entidad como uno de los responsables de la tragedia.

“La autorización del transporte de hidrocarburos no se puede quedar en el cumplimiento de formalidades administrativas. Tiene que cruzarse la información y debe haber fiscalización posterior”, opina Fernando Jiménez, coordinador del Área de Energía de la PUCP. Dice que es posible que el vehículo siniestrado no esté autorizado para el transporte de materiales peligrosos, un permiso que otorga el MTC.

“Para la inscripción, el vehículo debe tener una antigüedad máxima de 3 años y este fue fabricado en el 2007”, afirmó Jiménez.

Según el presidente de la Sociedad Peruana de Gas Licuado, Fernando Cabada, si la entidad hubiera verificado que no funcionaba la válvula de acceso de flujos (cuyo funcionamiento no es verificable en foto), se habría evitado la tragedia.

En su opinión, la ley no debería permitir que cualquier persona natural con un camión-cisterna sea autorizado para transportar GLP, sino que sean empresas del sector como las que envasan este combustible. 

- Accesorios contra daños externos -

En su investigación, la Policía Nacional determinó que el camión-cisterna siniestrado no contaba con una barrera protectora en la parte inferior que proteja las válvulas y ductos para el trasiego del GLP.

Ayer, el Ministerio de Energía y Minas precisó que el artículo 110 del Reglamento de Seguridad para Instalaciones y Transporte de GLP exige que “las válvulas, accesorios, dispositivos de alivio de presión y otros accesorios del tanque deben estar protegidos contra los daños que podrían ser causados por una colisión con otros vehículos u objetos, o vuelco”. La entidad descartó que exista un vacío legal en este punto.

Pese a que la norma existe y que el vehículo contaba con autorización, esta unidad de la empresa Transgas no tenía ese ni otros mecanismos de seguridad. “El accidente ha ocurrido porque la unidad no contaba con nada, con ningún dispositivo de seguridad”, señaló Fernando Cabada, de la Sociedad Peruana de Gas Licuado.

La PNP concluyó que el vehículo tampoco tenía sistemas de válvulas que impidan que el gas siga saliendo en caso de fuga.

Accesorios de camiones-cisterna deben protegerse contra daños externoslegislación vigente