Alejandro Neyra, responsable del MinCul, aclara a El Comercio que los 20 millones anunciados para apoyar a los trabajadores de la cultura se invertirán en financiar los proyectos presentados el año pasado que no alcanzaron ayudas a pesar de contar con la recomendación favorable de comités de selección. (Foto: Andina)
Alejandro Neyra, responsable del MinCul, aclara a El Comercio que los 20 millones anunciados para apoyar a los trabajadores de la cultura se invertirán en financiar los proyectos presentados el año pasado que no alcanzaron ayudas a pesar de contar con la recomendación favorable de comités de selección. (Foto: Andina)
Enrique Planas

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Fue el 29 de enero cuando alzó su voz representando a sus colegas, en un manifiesto, amable pero contundente, dirigido al presidente Sagasti. Este domingo, el presidente acusó recibo, y desde la casa de la intérprete en cañete, anunció el desembolso de 20 millones de soles para el apoyo de los trabajadores de la cultura incapaces de dedicarse a su oficio a causa de la pandemia y el distanciamiento social. El gesto es plausible, pero la demora de un mes también dice mucho de un Estado lento para responder las demandas.

MIRA: Elecciones 2021: ¿Erradicar el Mincul? ¿Incentivar el turismo? Así abarcan los candidatos sus planes en cultura

El ministro de Cultura Alejandro Neyra, prefiere verlo desde otra perspectiva: “A fines de enero, nosotros presentamos una propuesta al Ministerio de Economía para continuar con los apoyos económicos al sector”, afirma. “Lo que sucede es que estamos en un año con múltiples prioridades presupuestales, siendo lo primero asegurar la llegada de las vacunas, la solución real a la pandemia. Con el MEF hemos estado viendo muchas alternativas para encontrar una solución. No es que no haya un sentido de urgencia, sino que es una tarea difícil encontrar presupuestos cuando la situación del país exige calibraciones casi diarias” añade.

En Cañete, el presidente Sagasti y el ministro Neyra visitaron la casa de la cantante y exministra de Cultura, Susana Baca. El mandatario sostuvo que la medida buscará atender el pedido de los artistas gilpeados por la pandemia. (Foto: ANDINA/Prensa Presidencia)
En Cañete, el presidente Sagasti y el ministro Neyra visitaron la casa de la cantante y exministra de Cultura, Susana Baca. El mandatario sostuvo que la medida buscará atender el pedido de los artistas gilpeados por la pandemia. (Foto: ANDINA/Prensa Presidencia)

Lo importante es que, desde la casa de Susana Baca, además miembro de la Comisión Consultiva del MinCul, se dio un anuncio optimista. Ahora, los funcionarios de ambos ministerios intentan afinar mecanismos antes de la aprobación del decreto de urgencia. Lo que no vieron las cámaras fue a un presidente Sagasti conversando con Susana Baca, ambos de la misma edad y amigos tras muchas coincidencias. Incluso cantaron juntos “El plebeyo”, vals de Felipe Pinglo. El presidente le había contestado de forma privada a la intérprete, y demandó semanas coincidir agendas.

Susana Baca en su carta mencionaba que el fondo de 50 millones de soles que el año pasado dispuso el MinCul no ha alcanzado para cubrir el 10% de los artistas. ¿Eso es exacto?

Tenemos un problema que justamente lo conversamos ayer (domingo) con ella: la información inexacta que existe con relación al número de artistas a nivel nacional. Por eso, una de las cosas que hemos anunciado es trabajar con la Unesco un Registro Nacional de Artistas y Trabajadores de la Cultura, que creo fundamental para saber exactamente cuánta gente vive de la cultura. Tenemos un número de 10 mil personas que apoyamos el año pasado, y este año esperamos apoyar con estos 20 millones a 10 mil trabajadores más. Pero las cifras siempre quedan cortas, pues no existe una data confiable. Para eso, tenemos que trabajar un buen sistema de información, una Ley del Artista y un plan de recuperación para las industrias culturales. Una cosa es el apoyo inmediato que podamos dar durante la pandemia y otra es el plan de recuperación de todo un sector, visto en el mediano y el largo plazo.

Artesana del taller Awaq Ayllus, en Ayacucho, cuyos productos se venden en la plataforma Ruraq Maki. (Foto: Ministerio de Cultura)
Artesana del taller Awaq Ayllus, en Ayacucho, cuyos productos se venden en la plataforma Ruraq Maki. (Foto: Ministerio de Cultura)

El año pasado, con 50 millones de soles se logró financiar proyectos de 10 mil beneficiarios. Ahora, se espera alcanzar la misma cantidad de personas con 20 millones. ¿No estamos estirando las matemáticas?

Allí estamos trabajando con la base de datos del año pasado, con las personas que entonces quedaron aptas y con recomendación favorable de los comités evaluadores. Este año, trataremos de priorizar a estas personas, en su mayoría trabajadores independientes que se dedican a la música o al arte. Asimismo, en el caso de los proyectos colectivos con montos mayores, podemos reajustar las cifras presentadas para desarrollar proyectos. Lo que sucedió el año pasado fue que tuvimos que priorizar los proyectos favorables según los comités, financiando los que iban llegando primero. Ahora tenemos toda una base de datos que debemos revisar una vez más con los equipos internos para concretar que la ayuda llegue al resto. Nos quedaron más de 5.000 proyectos sin haber recibido un apoyo, entre ellos un gran número de trabajadores independientes. Para este año tenemos además los otros programas de estímulos económicos, cuyos montos superarán los 29′260.000 soles, en su mayor parte dirigido al sector cine y audiovisual, así como a las industrias creativas, las artes escénicas y el sector del libro y editorial. Además, se tiene por primera vez el Fondolibro aprobado con la Ley del Libro de 16 millones.

Queda claro entonces que esos 20 millones servirán para ponerse al día con los proyectos que esperan financiamiento desde el año pasado. No habrá una convocatoria de nuevos proyectos…

Así es. Usaremos toda la información de nuestra base de datos de proyectos que se quedaron el año pasado con recomendación favorable de los comités de selección.

Que, básicamente, tienen que ver con Patrimonio Inmaterial.

En patrimonio inmaterial nos quedaron sin financiar 389 colectivos, que representan más de 2 mil personas. Del total, nos queda por cubrir otros 4 mil proyectos, que representan a diez mil personas que se presentaron el año pasado.

Una declaración tuya sobre las vacunaciones a los miembros de mesa en las próximas elecciones generó resquemor, al anunciar que no se les vacunaría antes de la primera vuelta. Ese es un factor clave para asegurar su participación, resulta peligroso exponerlos horas en un salón cerrado mientras dure la jornada electoral.

En mi rol de vocero, repetí la posición adelantada por el Ministerio de Salud en una de las conferencias de prensa. Los miembros de la mesa siguen en la fase 1 de vacunación, y en la medida de que lleguen las vacunas, habrá más posibilidades de que puedan vacunarse, no sé si antes o en el interregno entre la primera y la segunda vuelta. Además, existe un protocolo sanitario aprobado por los organismos electorales en coordinación con el Minsa para que todo el proceso de elecciones sea seguro.

¿Para terminar, cuál es tu opinión sobre los resultados del Concurso Curatorial de la Exposición Bicentenario? El equipo ganador, integrado por María Eugenia Yllia, Miguel A. López y Gabriela Germaná son curadores impecables, pero el proceso generó polémica por su funcionamiento en exceso burocrático, relegando a candidatos por criterios difíciles de entender.

Nos ha llegado una carta firmada por un número importante de curadores y personas vinculadas donde muestran una serie de cuestionamientos y se está contestando de la manera más transparente. El proceso del concurso tenía una fecha que luego fue ampliada, a una hora y día determinado. No fue por un exceso de formalismo, sino respetar las bases que ya todos conocían. Yo he tratado de mantener una distancia frente al trabajo del equipo de selección. Lo que sí sé porque tuve la oportunidad de ver la presentación del ganador del concurso es que se trata de un proyecto impecable. Tiene un componente intercultural que nos permitirá ver mejor qué país somos y qué país queremos ser en el Bicentenario. De hecho, lo que estamos viendo ahora es que, de repente, debido a las condiciones sanitarias, tengamos que hacer algunos ajustes. Quizás empecemos con una muestra virtual. Lamentablemente, todo lo que estamos viviendo en esta época nos obliga a modificar lo que será la muestra. Pero es importante señalar que ha habido un trabajo muy serio por parte del Proyecto Especial Bicentenario para cumplir los requisitos planteados en el concurso.

VEA EL VIDEO

LE PUEDE INTERESAR