Redacción EC

El voraz que se registra en la emblemática catedral de Notre Dame de París (Francia) ha provocado ya el derrumbe de su aguja y la aparición de una espesa cortina de humo. El siniestro se declaró sobre las 18.50 horas (16.50 GMT) en la parte del techo de la catedral, que estaba siendo sometida a una restauración.


Un hecho de similar características ocurrió en el Perú, el 16 de setiembre del 2016. La iglesia de San Sebastián, en la región , se vio seriamente afectada luego de que un incendio se iniciara alrededor de la 1 a.m. La falta de agua en la zona dificultó el trabajo de los bomberos.

El 80% del presbiterio y el 60% de la nave central de la iglesia fueron consumidos por las llamas. Además, el retablo y el altar mayor, hechos de cedro y pan de oro, resultaron destruidos en su totalidad.

También se destruyeron ocho pinturas de escenas religiosas pertenecientes a Diego Quispe Tito, emblemático representante de la escuela pictórica cusqueña en la época virreinal. Los vecinos ayudaron a salvar algunos bienes del templo.

Aquella vez, el Ministerio de Cultura (Mincul) calificó el hecho como una "tragedia patrimonial". Vale precisar que este templo fue construido en el siglo XVI y declarado Patrimonio Cultural de la Nación en 1972.

Tras el incendio, el Banco de Crédito del Perú (BCP) y la Municipalidad Distrital de San Sebastián suscribieron en Cusco un convenio para ejecutar el proyecto de reconstrucción y rehabilitación del histórico Templo de San Sebastián, con una inversión cercana a los S/12 millones, bajo la modalidad de obras por impuesto.

Síguenos en Twitter como

TAGS RELACIONADOS