Vraem: rescatan a 11 niños y 4 adultos amenazados por Sendero
Vraem: rescatan a 11 niños y 4 adultos amenazados por Sendero

PIER BARAKAT CHÁVEZ / JULIO TALLEDO VILELA

La noche del último 21 de marzo, la lejana comunidad de Huancamayo se convirtió en un infierno. Eran poco más de las 7:30 p.m. cuando terroristas de mataron a balazos, en sus propias viviendas, a dos ex autoridades de este poblado, ubicado en el distrito de Santo Domingo de Acobamba (Huancayo, Junín).

Según fuentes de la zona, al ex juez de paz de Huancamayo Cipriano Calderón Pizarro (40) le dispararon en la cabeza y el abdomen, frente a sus tres hijos de 1, 4 y 11 años. Inmediatamente, a pocas cuadras, los terroristas mataron de un balazo en el cráneo a Rubén Alfaro Ventura (38), ex presidente de la comunidad y primo de Cipriano.

Testigos aseguran que los criminales dejaron varios volantes con la hoz y el martillo, y la frase: “Así mueren los chismosos, traidores del pueblo y la fuerza popular”.

Desde entonces, el miedo se apoderó del pueblo de Huancamayo, que se ubica en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (). Allí viven unas veinte familias.

El Comando Especial Vraem de las Fuerzas Armadas, en un comunicado, informó que los terroristas también amenazaron de muerte a los familiares de Calderón y Alfaro. Por ello, el martes 24, partieron hacia Huancamayo diez patrullas militares, con la intención de capturar a los criminales, recuperar los cuerpos y poner a salvo a los parientes de las víctimas.

Los soldados llegaron el último viernes al casi inaccesible pueblo de Huancamayo. Patrullaron la zona, reunieron a las personas que eran amenazadas y coordinaron su traslado a Huancayo. También prestaron seguridad para el velorio y el entierro de las víctimas, que no se pudieron hacer antes por miedo a sufrir algún ataque. Ayer, a las 9 a.m., tras un viaje de 12 horas a pie y luego en vehículos, el grupo de rescatados y militares arribó a la capital regional. 

Conoce más detalles en nuestra edición impresa.