UN PASADO LIMPIO. El monumento tiene una base de cuatro esculturas alegóricas con figuras de mujeres en bronce que representan a Perú, Chile, Ecuador y Bolivia, países aliados que lucharon contra la armada española en el conflicto de 1866. Cuenta con una columna donde está posada la escultura de la Victoria con las alas extendidas, una espada en una mano y una rama de olivo en la otra. (Foto: archivo GEC/ Luis MIranda)
UN PASADO LIMPIO. El monumento tiene una base de cuatro esculturas alegóricas con figuras de mujeres en bronce que representan a Perú, Chile, Ecuador y Bolivia, países aliados que lucharon contra la armada española en el conflicto de 1866. Cuenta con una columna donde está posada la escultura de la Victoria con las alas extendidas, una espada en una mano y una rama de olivo en la otra. (Foto: archivo GEC/ Luis MIranda)
Luis  Miranda

Periodista

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El monumento estaba muy descuidado. Las espadas de bronce de José Gálvez y de la escultura alegórica dedicada al Perú habían sido robadas. Y un caimán lucía la cola cercenada. Lo más probable es que la extrajeran para fundirla y rematarla. También había sido arrancada la corona de la alegoría de Ecuador. De la alegoría de Chile faltan las garras del cóndor y otros elementos como las pilastras estriadas de los relieves y placas.

“De las rejas de hierro se han roba­do muchas más piezas, como las dos puertas de ingreso donde se encon­traba un escudo nacional, pináculos, hojas de palmas y laureles, y muchos elementos de forja que suman un aproximado de 350 piezas”, señala Carlos Saldarriaga, jefe de conserva­dores de .

MIRA: Un cráter en Lima: el día en que el Centro Histórico amaneció como si fuera víctima de un bombardeo

Él dirige un equipo de restaura­dores y escultores que desde hace cinco meses se dedica a rescatar un monumento que formó parte de un proyecto ambicioso para hacer de Lima una de las ciudades más bellas de Sudamérica.

Los daños no solo eran obra de los ladrones y de la falta de mante­nimiento. Las pasadas de pintura de administraciones pretéritas habían sido tan torpes que se ocultaron va­rios detalles artísticos. Y las instala­ciones eléctricas habían agujereado y cercenado el mármol.

DETALLES RECUPERADOS. Muchas capas de pintura ocultaban esta impresionante estampa en la que se ve, al fondo, el antiguo palacio de gobierno. (Foto: Luis Miranda)
DETALLES RECUPERADOS. Muchas capas de pintura ocultaban esta impresionante estampa en la que se ve, al fondo, el antiguo palacio de gobierno. (Foto: Luis Miranda)

Ahora, debajo de los andamios va resucitando el esplendor de una obra que fue realizada en París y que por su belleza fue expuesta en los Cam­pos Elíseos de dicha ciudad antes de ser trasladada a Lima.

Los 26 de metros del Monumen­to del 2 de Mayo de 1874 represen­tan definitivamente un hito para la ciudad, no solo por su envergadura sino por la majestad de sus materia­les. Es uno de los más icónicos de la ciudad. Como refiere Luis Martín Bogdanovich, su erección marcó la idea de cómo tenía que crecer una ciudad que había derribado las mu­rallas coloniales, a través de plazas circulares, como se estaban hacien­do en Francia en ese mismo tiempo.

LEE: Feria del Hogar: así era caminar dentro de Camila, la muñeca más grande del mundo

Su ubicación fue clave para ir entendiendo la conformación de la ciudad luego de la caída de sus mu­rallas en 1868.

“Nadie imaginaba que cuatro años después de su edificación se iba a declarar la guerra con Chile y se iba a extraer del Callao una de las pie­zas conformantes del monumento, que hoy se encuentra en Talca, que es la escultura de la Victoria. La es­cultura que tenemos hoy en día es otra, no es la original”, añade Bog­danovich, gerente de Prolima.

MANICURA ESPECIAL. Los conservadores pueden pasar una semana removiendo el polvo y los residuos de una extremidad. Desgraciadamente, en el pasado usaron sustancias corrosivas que han causado daño en partes del mármol. Derecha: La cola de un caimán –de bronce– había sido cortada y robada. Para restaurarlo tuvieron que revisar fotos antiguas y contratar a un escultor. (Foto: Luis Miranda)
MANICURA ESPECIAL. Los conservadores pueden pasar una semana removiendo el polvo y los residuos de una extremidad. Desgraciadamente, en el pasado usaron sustancias corrosivas que han causado daño en partes del mármol. Derecha: La cola de un caimán –de bronce– había sido cortada y robada. Para restaurarlo tuvieron que revisar fotos antiguas y contratar a un escultor. (Foto: Luis Miranda)

El monumento nació con la idea de representar la unidad internacio­nal sudamericana y para defender un interés común: la soberanía de América del Sur.

Esta es la primera restauración y conservación profesional del plan maestro de Prolima con miras al bicentenario. (Foto: Luis MIranda)
Esta es la primera restauración y conservación profesional del plan maestro de Prolima con miras al bicentenario. (Foto: Luis MIranda)

La restauración del Monumento a la Victoria del 2 de Mayo es parte de la implementación del Plan Maes­tro que la Municipalidad de Lima ha puesto en marcha hace un año para la recuperación del Centro Histórico de la ciudad. //

MÁS INFORMACIÓN

Los artistas encargados de la edificación del monumento fueron el arquitecto Edmundo Guillaume y el escultor León Cugnot.

Pedro Gálvez Egúsquiza, hermano del héroe del 2 de Mayo, fue encargado de trasladar el monumento al Perú.

A la fecha, Prolima ha entregado 20 esculturas restauradas y se está trabajando en la restauración de 19 monumentos, entre los que destaca el monumento conmemorativo al Combate del Dos de Mayo. Los conjuntos escultóricos fueron declarados Patrimonio Cultural de la Nación el 24 de abril del 2018.

VIDEO RECOMENDADO

El hospital Dos de Mayo inauguró nuevas instalaciones.
El hospital Dos de Mayo inauguró nuevas instalaciones.