no cree en el destino, mucho menos en la suerte. Cree en el trabajo duro y en que grandes sacrificios conllevan a enormes recompensas. No había cumplido la mayoría de edad cuando se mudó de Argentina a Lima para darle un futuro mejor a su madre. Buscaba superar sus miedos, lograr su independencia y reencontrarse, además, con su padre a quien no veía desde hace seis años. Encontró su primer trabajo en un gimnasio como instructora. Allí un cazatalentos que la vio le recomendó hacer un cásting para un comercial de una conocida empresa cervecera, luego, con solo 21 años, se convirtió en una Chica de impacto. Hizo calendarios, incursionó en la actuación y actualmente la vemos de lunes a viernes en “Te volveré a encontrar” interpretando a la desenfadada Eva Villavicencio.

MIRA: Anahí de Cárdenas, Marisa Minetti y otros famosos dictarán talleres de actuación en verano

“Eva es la hermana de Inés (Maju Mantilla), tiene formas muy poco ortodoxas, a la gente le encanta el personaje, les gusta mucho ese amor odio, esas dos caras, esa personalidad por momentos impulsiva, manipuladora, desvergonzada. A medida que fui habituándome a Eva me di cuenta que este era un personaje muy esperado por mí”, comenta Minetti.

¿Te identificas con la personalidad del personaje?

Me identifico con ese espíritu aguerrido que tiene, de buscar, de perseguir, de perseverar hasta conseguir lo que quiere. Obviamente las formas que ella usa no son las adecuadas. Desde chica siempre he sido muy independiente, me quedé con mi madre cuando mis padres se divorciaron y traté de construir mi oficio, mi trabajo a toda costa, contra viento y marea. Tenía 17 años cuando tomé la decisión de dejar Buenos Aires, reencontrarme con mi padre y empezar desde cero.

Marissa Minetti, actriz y empresaria argentina. (Foto: Difusión)
Marissa Minetti, actriz y empresaria argentina. (Foto: Difusión)

¿Tu madre respaldó esa decisión?

Ella no quería que dejara Argentina, que me fuera de mi casa; pero mi plan era formar mi propia empresa y una vez consolidada llevar a mi madre a Perú para darle una mejor vida. Cuando llegué a Lima me puse a trabajar en un gimnasio como personal training, luego conseguí practicas de turismo, que era lo que había estudiado. Fue difícil para mí, me dolió mucho dejar a mi mamá, pero tenía que hacerlo.

Cuando llegó al Perú, la artista argentina trabajó como personal training. (Foto: archivo personal de Marisa Minetti)
Cuando llegó al Perú, la artista argentina trabajó como personal training. (Foto: archivo personal de Marisa Minetti)

-¿Algún punto de inflexión relevante en tu vida te llevó a tomar esa decisión?

Cuando terminé la facultad de turismo en Argentina sentí la necesidad de reencontrarme con mi padre, porque lo extrañaba, sentía esa falta, dejé de verlo como seis años, aunque manteníamos contacto, pero no vivíamos juntos. Lo extrañaba, pero también me costaba dejar a mi madre en Argentina. Durante mucho tiempo luché contra esos sentimientos, pero se me empezaron a abrir puertas y la situación mejoró para mí. El productor Michel Gómez me llamó para actuar en “La rica Vicky” y paralelamente a ello incursioné como empresaria.

-¿En qué rubro?

Abrí mi propia empresa Publimoda SAC, luego vino Arteria Azul, nos dedicábamos a hacer la conceptualización de las marcas de consumo masivo. Durante algún tiempo tuve que alejarme de la actuación porque la empresa requería que le dedique más tiempo, fueron momentos complicados que me llevaron a tomar decisiones drásticas.

-Luego vino “Punto de quiebre” y “Zona de impacto”, programa que te llevó a convertirte en una Chica de impacto ¿Qué representa esa etapa en tu vida?

Con esos programas llegaron los comerciales y calendarios. En esa época Javier Meneses estaba de moda, viajábamos mucho, también estuvimos en Canal 33 con “Deporte Espectacular”, tuve que aprender de fútbol, fueron mis primeros pasos en televisión. Aunque no lo creas “Punto de quiebre” fue un reto para mí porque me daba vergüenza salir en ropa de baño, me costaba familiarizarme con la cámara, aprendí poco a poco. Incluso tuve un encontrón con mi papá porque no quería que salga en ropa de baño, pero cuando se dio cuenta que me apasionaba lo que hacía terminó por aceptar mi trabajo y se convirtió en mi mayor admirador hasta el último día de su vida.

Fue una de las Chicas de impacto de Javier Meneses.  (Foto: Difusión)
Fue una de las Chicas de impacto de Javier Meneses. (Foto: Difusión)

-¿Qué condiciones tenía que tener una aspirante a ‘Chica de impacto'?

Dentro del grupo yo era la única extranjera, creo que eso les llamó la atención, por eso me convocaron. Tamaño no tenía, todas eran altas, yo era la más bajita, mido 1.63 cms..

-¿Cuáles son tus siguientes proyectos?

Tengo algunos proyectos pendientes de actuación, pero no puedo revelarlos.

-¿Tener un hijo está en tus planes?

Decidí tener hijos, pero no lo logré, estuve dos años buscando, fue doloroso, estaba muy ilusionada. Muchas veces me pregunté: “¿Por qué me pasa esto a mí”?, y con el tiempo aprendí a darle vuelta. Un tiempo estuve enfocada en ese tema, pero cuando te quitas esa idea de la cabeza todo fluye, ahora solo me preocupa mi rol como esposa, empresaria y actriz.

TE PUEDE INTERESAR