Aldo Miyashiro como Tony Blades en "La gran sangre", Adolfo Chuiman como Rodolfo Rojas/Peter McKay en "Al fondo hay sitio" y Giovanni Arce como Paco Robles en "El último bastión", todos personajes que aparecieron en más de una producción. (Foto: Difusión)
Aldo Miyashiro como Tony Blades en "La gran sangre", Adolfo Chuiman como Rodolfo Rojas/Peter McKay en "Al fondo hay sitio" y Giovanni Arce como Paco Robles en "El último bastión", todos personajes que aparecieron en más de una producción. (Foto: Difusión)
Juan Luis  Del Campo

Primero fue “The Avengers” en 2012, luego “Justice League” en 2017 y finalmente “” en 2019 con su episodio que revelaba el pasado oculto de Peter de “Al fondo hay sitio”.

En estas fechas los 'crossovers' o cruces ficcionales parecen ser más populares que nunca, pero como técnica no son nada nuevo. Ya en 1943 Universal Studios inició la tradición cinematográfica con su película "Frankestein Meets the Wolf Man". Le seguirían comedias como "Abbott and Costello Meet Frankestein" (1948) y "Abbott and Costello Meet the Invisible Man" (1951).

En cuestiones televisivas, esta tradición también se vio en shows como "Mad About You" y "Friends", quienes compartían el personaje de Ursula Buffay (Lisa Kudrow), la gemela malvada de Phoebe. Los cruces ficcionales ganarían popularidad en el tal llamado Arrowverse, universo televisivo compartido por héroes de DC como Green Arrow, Flash y Supergirl.

Made in Perú

Aunque menos visible, la televisión peruana también ha incursionado en los ‘crossovers’ a lo largo de las producciones nacionales, el periodista Marco Sifuentes.

Por ejemplo, en abril de este año las telenovelas nacionales “Ojitos hechiceros 2” y “Señores papis”, ambas producidas por Michelle Alexander, unieron historias como parte de la campaña del Ministerio de Salud del Perú “Historias que salvan vidas”, en la que se buscaba promover la donación de órganos.

Es así que en “Ojitos Hechiceros 2” fue asesinado un personaje llamado Yair, mientras que sus órganos fueron utilizados para salvar la vida del personajes de Lorenzo en “Señores papis”. Otro ejemplo es el personaje de Tony Blades (Aldo Miyashiro), que apareció inicialmente en la serie “Lobos de mar” (2005) antes de unirse a Dragón (Carlos Alcántara) y Mandril (Pietro Sibille) en “La Gran Sangre” (2006).

El Tony Blades de Aldo Miyashiro en "Lobos de Mar" (2005, izq.) y "La gran sagre" (2006, der.). Fotos: Latina.
El Tony Blades de Aldo Miyashiro en "Lobos de Mar" (2005, izq.) y "La gran sagre" (2006, der.). Fotos: Latina.

El ‘Adrianzenverso’

Pero Miyashiro no es el único con propensión a los ‘crossovers’, pues el guionista Eduardo Adrianzén también ha mostrado una proclividad para compartir personajes entre las series en las que trabajaba.

Es así que en “Demasiada belleza” el actor Pedro Olórtegui retoma el papel del doctor Simón Goldenberg de “Que buena raza”, ayudando en la operación de Natalia (Maryloly Lopez).

En esa misma telenovela, la actriz Teddy Guzmán vuelve a interpretar el personaje de Sheyla Bringas, el cual aparece por primera vez en la telenovela “Los de arriba y los de abajo” (1994).

Pero quizá el personaje de ‘crossover’ más interesante del ‘Adrianzenverso’ sea la bruja Jordana, personaje interpretado por la actriz Sonia Seminario que ha vivido cerca de 500 años, apareciendo en producciones como “Eva del Edén” (2004), “La Perricholi” (2011), “Conversando con la Luna” (2013) y, finalmente, en “El último bastión” (2018).

Sonia Seminario en 2018. Foto: Rolly Reyna/ El Comercio.
Sonia Seminario en 2018. Foto: Rolly Reyna/ El Comercio.

En comunicación con El Comercio, Adrianzén señaló que la persistencia del personaje se debe a "una broma, un juego divertido" que tiene con la actriz Sonia Seminario.

"La bruja Jordana apareció en la telenovela 'Eva del Edén' el año 2004 y era un personaje importante, una villana", relató el escritor, recordando que al final de esta telenovela, ambientada durante la conquista española del Tahuantinsuyo, Jordana había conseguido un hechizo para volverse inmortal.

"Entonces nos pareció gracioso que si Jordanda es inmortal, evidentemente 200 años después ella debe seguir en Lima", señaló sobre su aparición en "La Perricholi", ambientada en pleno Virreinato del Perú

Años después Jordana volvió a aparecer en la telenovela "Conversando con la Luna" de TV Perú como una lectora de cartas que vivía en Lince el año 2013, asegurando haber vivido cientos de años. La última aparición de Jordana, aunque la penúltima cronológicamente, tiene lugar el año 1821 en "El último bastión". Ahí, la hechicera aparece en tres ocasiones como una vendedora de venenos.

"Es una broma que tenemos con Sonia Seminario y seguramente si hacemos una segunda parte de 'El último bastión', también va a estar ahí haciendo de bruja", aseguró.

Para Adrianzén su máximo 'crossover' no es la hechicera, sino el transportar el personaje de de Paco Robles (Giovanni Arce) de "Nuestra historia" a "El último bastión". Este cambio de contexto no se da por medio de un viaje en el tiempo u otro recurso de la ciencia ficción, sino mediante una extrapolación narrativa.

"Es el mismo en términos de psicología, se llama igual, tiene el mismo actor, piensan igual. Claro, está en otra familia, está en otro contexto, en otro mundo. Es un personaje que se traslada de una historia a otra, pero es el mismo, por lo que me parece que cumple las condiciones de un 'crossover'", aclaró.

Sobre la popularidad de los crossovers, Adrianzén opina que se han hecho populares porque “te hacen sentir parte de una comunidad global que ve algo y puede compartir experiencias. En tiempos de redes, con gente que se comunica tan fácilmente por medio de Twitter y el Facebook, mucha gente lo pesca, le hace gracia y lo comparte, armándose una broma. Es una cosa narrativa, que viene de la tradición de la ficción de siempre. Hay muchos ‘crossovers’ en Balzac en el siglo XIX”.

También te puede interesar