José Luis Brown y un fuerte dolor que, sin embargo, no le impidió continuar el partido ante Alemania. (Captura: YouTube)
José Luis Brown y un fuerte dolor que, sin embargo, no le impidió continuar el partido ante Alemania. (Captura: YouTube)
Redacción EC

Al remezón electoral que vivieron los argentinos el domingo por las PASO se sumó otro deportivo, más bien simbólico o quizás íntimo, sufrido el lunes. Un héroe sin capa perdió la vida, aunque se aseguró el corazón de millones de fanáticos que lo vieron cargar la copa del mundo FIFA en 1986.

Aquella selección de Carlos Salvador Bilardo (bastante delicado de salud en la actualidad) en la dirección técnica y Diego Maradona como gran figura tuvo entre sus integrantes a un defensor humilde y predestinado a la gloria: José Luis 'Tata' Brown

Conocedor, amigo, discípulo y cómplice de 'Doctor' Bilardo, el Tata fue uno de los elegidos para disputar aquella final ante Alemania Federal. El partido terminaría con victoria para la selección albiceleste en lo que sería la segunda (y hasta ahora última) coronación en la categoría adulta. 

22 minutos del primer tiempo. Un tiro con comba de Burruchaga que agarró mal parado al legendario Schumacher. El balón le pasó por encima y quedarían dos argentinos expectantes: Maradona y Brown. 

"Voy corriendo, lo empujo a Diego, y le meto el frentazo (al balón). Cuando le metí el frentazo no vi más la pelota y salí a festejar el gol", señaló Brown en un documental de la FIFA. 

CON EL BRAZO Y LA CAMISETA ROTAS

Por si fuera poco el Tata Brown no quedó en los libros de historia deportiva solo por su gol a Alemania. Al promediar el minuto 50 del partido recibió un fuerte golpe de un alemán. 

"Viene, me choca, me pega en la articulación. Tenía un dolor insoportable. Pero le dije al doctor: ¡ni se le ocurra sacarme!", relataría el futbolista nacido en Buenos Aires. 

Lo delicado de la situación motivaría que Brown muerda la parte central de su camiseta, generando un agujero en el que engancharía su dedo. De esta forma, el brazo le quedaría flexionado, tal como si tuviera un vendaje de gran magnitud. 

Tata Brown
Tata Brown

"Me mordí la camiseta, puse el dedo adentro y seguí jugando así. ¿Pasé por un millón de cosas difíciles e iba a dejar una final del mundo por un golpe del hombro? ¡Ni loco!", expresaría Brown. 

La historia de aquella campaña de Argentina campeón en el Mundial del 86 motivaría desde crónicas hasta libros. Uno de ellos es "El partido", del reconocido periodista deportivo Andrés Burgo. 

Aquel gol de cabeza, el brazo lesionado y la camiseta rota explican el cariño de un país a uno de los 'héroes del 86'. 

No te pierdas

No te pierdas