"La hora final", película peruana dirigida por Eduardo Mendoza.
"La hora final", película peruana dirigida por Eduardo Mendoza.
Daniel Goya

El cine, aquel que creó una industria de millones de dólares alrededor del mundo y que vio nacer estrellas de fama internacional. El mismo que ha dejado imágenes indelebles en nuestra memoria con escenas maravillosas, angustiantes, terroríficas y divertidas. El cine que nos acompañó de chicos, el que nos hizo llorar, el que nos emocionó y nos arrancó risas, el que nos hizo cuestionar la vida y sus diferentes injusticias, que hizo que aplaudiéramos y nos desveláramos por funciones de media noche para ver la continuación de nuestra saga favorita. Ese mismo cine está golpeado, adolorido, caído por el .

Pero si algo nos enseñó el cine es que ninguna historia es definitiva. Y sus protagonistas fuera de la pantalla, gerentes, administrativos y productores esperan que el sector se levante como lo hizo Rocky en una pelea con Apollo Creed, como lo hizo el Capitán América tras recibir una paliza de Thanos, o al igual que Scarlett O´Hara en “Lo que el viento se llevó”.

EL CASO PERUANO

Diana López Chiu, directora de marketing de Cinemark, asegura que la cadena, una de las más grandes del país, está a la expectativa de que el gobierno brinde los parámetros para que el sector se pueda reactivar. “Estamos listos para volver a trabajar con todas las medidas de seguridad y protocolos necesarios para todas las personas que disfrutan del cine”, afirma.

López, además, comenta que antes de que se oficializara la cuarentena, la cadena ya había tomado medidas para proteger al público como geles antibacteriales en los puntos de contacto con los asistentes y los empleados ya contaban con mascarillas y guantes para su protección. Incluso habían redistribuido sus butacas en las salas. “Teníamos el aforo reducido a la mitad, con las salas divididas como en un tablero de ajedrez. Habíamos bloqueado las butacas de manera que las disponibles sean solo intercaladas. Y por más que fueras al cine en pareja o en grupo de amigos, no podías sentarte al lado ni detrás de nadie”.

Para Javier Fernández, asesor de cines peruanos durante más de 20 años, las medidas que deberán tomar las salas de cine se asemejan a lo que ha sucedido en Argentina, donde se han retirado gran cantidad de las butacas. “Y lo mismo deberían hacer los teatros. Si bien esto significaría menor capacidad de aforo, se debe tomar en cuenta que usualmente el rendimiento económico de las salas de cine no es mayor al 40%. Si no es un mega estreno, usualmente las salas no se llenan”, explica.

En otros países, como Argentina y Chile algunas personas vinculadas al séptimo arte han planteado la posibilidad de que en el futuro debe apostarse por autocines, de manera que el público pueda permanecer en sus autos mientras ven una película en pantallas gigantes tal cual se popularizaron durante la década del cincuenta del siglo pasado.

TEMPORADA DE APLAZAMIENTOS

Para Miguel Valladares, gerente general de Tondero, la productora responsable de películas taquilleras como las trilogías de “Asu Mare” y “Locos de amor”, la situación es bastante complicada. “Esta noticia nos ha caído como un baldazo de agua fría. Teníamos una programación de todo el año con estrenos y rodajes. En 2020 teníamos cuatro películas. En realidad cinco, porque se cortó la exhibición de “Locos de Amor 3” en su quinta semana. Así que veremos si la reestrenamos cuando se reactive esto para continuar con las semanas que teníamos pendientes”, comenta.

Entre los estrenos que no se han podido realizar se encuentran “Doblemente embarazada” que se estrenaba en abril, “Busco novia”, basada en el popular blog de Renato Cisneros, que se estrenaba en mayo, e “Igualita a mí” que iba a llegar a los cines en julio. Además había una cinta más, “Monroy ama a todas”, que si bien no tenía fecha de estreno, se pensaba lanzar este año. “Como productora de películas inviertes en una producción y luego estrenas para tratar de recuperar y ganar con la taquilla, y ese dinero circula para hacer otra película. Al estar congeladas las películas sin poder de exhibirlas, no solo tenemos la preocupación de qué va a pasar con nuestro personal, que con casi 50 trabajadores, sino también nos preocupamos por la inversión que hemos hecho. Ahorita es como un gasto, como una pérdida”, señala Valladares.

Creo que las últimas declaraciones del premier Zevallos han sido un poco irresponsables. Se adelantó a declarar que prácticamente la industria quedará cancelada hasta fin de año. Esto a todo el equipo le generó un pánico terrible, porque es mucha gente paralizada la que vive de esto”, explica.

La preocupación de Valladares no solo se basa en la imposibilidad de estrenar películas que ya fueron terminadas, sino también por no poder empezar con la grabación de nuevas producciones. Este año empezaban a trabajar en los proyectos que tenían con la plataforma de Netflix. “Estábamos haciendo el primer scouting de locaciones en el Cusco y otras ciudades para la preproducción que oficialmente empezaba en abril y comenzábamos a rodar en julio. Ahora pretendemos filmar en setiembre u octubre, pero no lo sé. Al no poder estrenar ni producir ni nada nos dan una sentencia de muerte y ahora no sabemos qué hacer. Esto es a lo que nos dedicamos”, indica el productor.

Las personas involucradas con el medio cinematográfico coinciden en señalar que luego de que se levante la cuarentena habrá un periodo de reactivación que durará varios meses hasta que el público vuelva a confiar en ir a una sala de cine con 300 personas.

Pero no todo es oscuridad en el cine. Al igual que una luz que proyecta las imágenes en medio de una sala, hay medidas que aparecen en el camino de la búsqueda de soluciones. “Ahora estamos tratando de reinventarnos y ver qué posibilidades existen bajo otras plataformas, la más importante es la de Netflix, para trasladarle contenido nuestro ya terminado”, dice el gerente general de Tondero. “Pensamos en algún estreno online. Es algo que todavía evaluamos, porque no es que tengamos una amplia cultura de la compra online de películas todavía”, agrega.

¿FESTIVAL DE CINE DE LIMA ONLINE?

Aunque el director del Centro Cultural de la PUCP Marco Mühletaler deje en claro que no hay una decisión tomada al cien por ciento, lo cierto es que el festival de cine más importante de Lima podría convertirse en una exhibición de películas online. “Es algo que todavía estamos evaluando. No es definitivo. Así como tampoco es definitivo que lo llevaremos a cabo. Pero sería una pena cancelarlo”, afirma.

El Festival de Cine de Lima es uno de los eventos cinematográficos más importantes del Perú, y se realiza cada año en el mes de agosto con invitados internacionales, diferentes categorías y una gran cantidad de muestras paralelas que sirven para conocer el trabajo que se está haciendo no solo en países vecinos, sino también alejados como los de Europa, Asia y África.

Teníamos bastante trabajo avanzado con miras al festival de este año, considerando que cerramos programación, o al menos la programación ideal, en los meses de abril y mayo”, explica Mühletaler.

NUEVAS PROPUESTAS

Tanto Cinemark como el Centro Cultural de la PUCP han asumido en esta época de cuarentena la misión se seguir proyectando cine, aunque ya no sea en una sala oscura. Cinemark lo ha hecho con cortometrajes peruanos. “Al iniciar la cuarentena quisimos también contribuir al propósito de quedarnos en nuestras casas y contribuir con opciones de entretenimiento en el hogar. Nuestra industria persé tiene muchísimo contenido así que nos arriesgamos a pensar fuera de las salas de cine e ingresar a los hogares a través de Facebook y, qué mejor que con contenido peruano, apoyando el cine independiente”, comenta Diana López.

Por su su lado, el CCPUCP ha transmitido a través de la plataforma Vimeo un ciclo de películas peruanas recientemente estrenadas como “La Bronca”, “Volver a ver”, “Casos complejos”, entre otros. “Son maneras de llegar al público y que no va a reemplazar al cine que antes conocíamos, sino que convivirán ambas maneras, porque estamos en un periodo de cambio”, indica Mühletaler.

El cine se prepara para su remake más importante. Tiene poco más de cien años y nunca se ha enfrentado a un problema como el de este año. Pero si algo nos han enseñado las historias en la pantalla grande es que siempre hay algo nuevo que superar. El séptimo arte superó etapas como el cine mudo y el blanco y negro, sobrevivió a la gran depresión de la preguerra, experimentó con nuevos formatos como la tercera dimensión y se reinventó con las multisalas a finales del siglo pasado. El cine nos ha enseñado que siempre cambia y se supera a sí mismo, por eso los amantes de este arte pueden confiar en un resurgimiento.



¿Qué es un coronavirus?

Los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden llegar a causar infecciones que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, que se pueden contagiar de animales a personas (transmisión zoonótica). De acuerdo con estudios, el SRAS-CoV se transmitió de la civeta al ser humano, mientras que el MERS-CoV pasó del dromedario a la gente. El último caso de coronavirus que se conoce es el covid-19.

En resumen, un nuevo coronavirus es una nueva cepa de coronavirus que no se había encontrado antes en el ser humano y debe su nombre al aspecto que presenta, ya que es muy parecido a una corona o un halo.

¿Qué es la covid-19?

La covid-19 es la enfermedad infecciosa que fue descubierta en Wuhan (China) en diciembre de 2019, a raíz del brote del virus que empezó a acabar con la vida de gran cantidad de personas.

El Comité Internacional de Taxonomía de Virus designó el nombre de este nuevo coronavirus como SARS-CoV-2.

VIDEO RELACIONADO

Cinescape: ¿Cómo afecta el Covid-19 al cine peruano?

Cinescape: ¿Cómo afecta el Covid-19 al cine peruano?

TE PUEDE INTERESAR