Hasta el momento se han entregado 120 almuerzos a ancianos, madres de familia y personas con habilidades diferentes. (Foto: Laura Urbina)
Hasta el momento se han entregado 120 almuerzos a ancianos, madres de familia y personas con habilidades diferentes. (Foto: Laura Urbina)
Laura Urbina

colaboradora de El Comercio en Áncash

lauraurbinasa@gmail.com

Un grupo de vecinos del distrito de Coishco, en la provincia del Santa, Áncash, se ha unido para llevar almuerzos a las familias en situación de pobreza y que sufren la crisis generada por el coronavirus en la región y en el país.

Sonrisa de mediodía es el proyecto social que impulsan Kenyi Velarde, Noemí Domínguez, Ronald Vásquez y otros moradores del citado distrito, quienes han decidido ayudar a los que menos tienen en esta cuarentena.

Kenyi Velarde Quispe comentó que con la iniciativa se busca entregar un plato de comida a las familias de menores recursos económicos, que no pueden trabajar y no cuentan con el dinero para preparar una comida durante la inmovilización social.

“La idea nació de mi familia y después se han sumado algunos amigos. Buscamos que los vecinos nos ayuden con un almuerzo y que pongan alguna frase alentadora. Nosotros lo recogemos en las viviendas de los benefactores y lo llevamos a las familias que lo necesitan con la ayuda de una movilidad”, contó Velarde a El Comercio.

Hasta el momento se han repartido 120 almuerzos que han sido donados por pobladores de Coishco, Chimbote y Nuevo Chimbote. Hay varias personas que han colaborado con víveres o dinero en efectivo para brindar los alimentos a ancianos, madres de familia y personas con habilidades diferentes vulnerables al nuevo coronavirus.

Con la iniciativa se busca entregar un plato de comida a las familias de menores recursos económicos. (Foto: Laura Urbina)
Con la iniciativa se busca entregar un plato de comida a las familias de menores recursos económicos. (Foto: Laura Urbina)

“Coishco ha demostrado ser solidario, solo en un día hemos reunido 60 almuerzos. Solo entendemos de hambre los que no hemos tenido qué comer. Los agradecimientos compensan todo el sacrificio que hacemos cuando subimos los cerros. Esperamos seguir ayudando después de que pase la cuarentena porque hemos visto que hay muchos ancianos abandonados que viven entre cuatro palos y una estera”, expresó Velarde.

Carmen Ramos, vecina del pueblo Nuevo San Valentín, se mostró agradecida con el grupo; sin embargo, pidió al presidente de la República, Martín Vizcarra, no olvidarse de los pobres.

“Estoy muy agradecida, espero que se sumen más personas a este proyecto, y que el señor Vizcarra nos apoye a los pobres; hasta los muertos han recibido su bono y nosotros, no”, exclamó la madre de tres hijos menores.

Si desea colaborar con un almuerzo pueden llamar al 945040535 o visitar la página de Facebook del Proyecto Turístico Isla Santa para mayor información.

“Nosotros también podemos apoyar con un granito de arena. Es una invitación abierta para todos los que tienen un plato en la mesa todos los días y desean colaborar con nuestros hermanos”, invitó Noemí Domínguez.

Según el Ministerio de Salud, en Áncash se han reportado 88 casos de coronavirus y cuatro fallecidos a causa de la infección.