El especialista del Minsa sostuvo que la alteración que se presenta con mayor frecuencia es la depresión. Recomendó recurrir con un especialista y nunca a la automedicación. (Foto: Gobierno)
El especialista del Minsa sostuvo que la alteración que se presenta con mayor frecuencia es la depresión. Recomendó recurrir con un especialista y nunca a la automedicación. (Foto: Gobierno)
Redacción EC

El (Minsa), informó que los pacientes que desarrollaron cuadros graves por el y que tuvieron que pasar por la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), podrían sufrir cuadros de estrés postraumáticos y trastornos del sueño luego de superar esta enfermedad.

MIRA: Minsa sobre caso de jeringas vacías: iniciarán proceso sancionador a personal de salud implicado

Así lo remarcó el médico psiquiatra del Hospital Víctor Larco Herrera (HVLH) del Minsa, Augusto Vélez Marcial, quien señaló que el trastorno de sueño se presenta como síntoma del estrés postraumático, una afección de salud mental que algunas personas desarrollan tras experimentar o ver algún evento que casi siempre pone el peligro sus vidas.

El galeno detalló que estas comprenden pesadillas, imágenes recurrentes del entorno de la UCI o también llamados ‘flashbacks’ e insomnio causado por la ansiedad, pueden ser recurrentes después de la hospitalización.

MIRA: Este es el protocolo que se debe seguir en la colocación de la vacuna

Además, sostuvo que la alteración que se presenta con frecuencia es la depresión. Asimismo, añadió que las personas que han atravesado por el coma inducido tardan en mantener el sueño.

“Lo ideal para terminar con los trastornos del sueño es ir directo al problema de fondo. Tratar la depresión y ansiedad que han quedado por el estrés postraumático, mediante un procedimiento adecuado, con la intervención psicoterapéutica y el fármaco correcto. Nunca recurrir a la automedicación”, refirió.

MIRA: Keiko Fujimori plantea cinco temas y un moderador para debatir con Pedro Castillo fuera del penal Santa Mónica

Recomendaciones

El doctor Vélez Marcial también resaltó que si la falta de sueño no es producto de un trastorno sino de un estrés cotidiano, es recomendable realizar actividad física, no exceder el consumo de grasa, azúcar y sal, puesto que son los principales componentes que contribuyen a las patologías más frecuentes.

“El sueño renueva las fuerzas físicas, musculares y mentales mediante una serie de etapas que se originan en la fisiología cerebral. Por ello, es importante que las personas duerman de cinco a ocho diarias, siendo lo más importante su calidad y que se completen las cinco fases: adormecimiento, sueño ligero, transición, sueño profundo y paradójico, para así activar los mecanismos cerebrales y sea reparador”, finalizó.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Miami Beach: el lugar preferido por los turistas latinoamericanos para adquirir la vacuna contra la COVID-19

TE PUEDE INTERESAR