El templo Santiago Apóstol es el único con cuatro torres en el Perú.  (Foto: Omar Lucas)
El templo Santiago Apóstol es el único con cuatro torres en el Perú. (Foto: Omar Lucas)
Rosario Castro Pacheco

A 3.927 m.s.n.m., Lampa es también conocida como ‘la ciudad de las siete maravillas’ por la diversidad de sus atractivos turísticos. Destacan las dos réplicas de La Piedad, de Miguel Ángel, una de yeso y la otra de aluminio. Se pueden ver en el templo Santiago Apóstol. Pasear por esta ciudad es una invitación a conocer la arquitectura virreinal en el Perú, evidenciada, por ejemplo, en sus casonas ornamentadas en sillar labrado. Algunas fachadas están hechas con piedras extraídas de la isla Amantani. En ambos casos, son pintadas con chocorosí, un material similar a la arcilla que deja tonalidades rosas.

Al caminar por sus calles solitarias, da la sensación de haber dado un salto al pasado, a aquella época en la que Lampa era una parada obligada en la ruta desde Arequipa o Cusco hacia las zonas mineras. El punto de partida es el templo Santiago Apóstol, ubicado entre la Plaza Mayor y la Plaza Grau. Construido entre los años 1675 y 1685, en su altar se encuentra una imagen de Jesucristo hecha con cuero de vaca. En sus catacumbas, según las leyendas, existen túneles incas que conducen al Cusco o a las casonas de la localidad.

Lampa es también conocida como ‘la ciudad de las siete maravillas’ por la diversidad de sus atractivos turísticos.  (Foto: Omar Lucas)
Lampa es también conocida como ‘la ciudad de las siete maravillas’ por la diversidad de sus atractivos turísticos. (Foto: Omar Lucas)

Cerca, a menos de tres minutos, se encuentra la Municipalidad de Lampa, cuya estructura es de bloques de sillar rosado. El edificio consta de dos niveles: el primero posee 11 arcos de sillar, mientras que el segundo piso está conformado por 20 ventanas arqueadas. Al salir, a dos cuadras, queda el Museo Kampaq, en el que se exhibe una colección de cerámicas preíncas, incas, piezas coloniales y objetos de orfebrería. ¿Cuándo ir? De lunes a viernes de 8 a.m. a 6 p.m.

A 1 km de distancia se halla el puente colonial de Cal y Canto (1845), de 77,5 metros de largo. Su arquitectura es atractiva por su revestimiento de sillar, sus tres arcos de piedra y por sus pilares de media luna. ¿Último destino? El criadero de chinchillas, en la sede del Ministerio de Agricultura, a la salida del distrito de Palca (casi a las afueras de la ciudad). Es el hogar de 120 de estos roedores oriundos de las zonas altoandinas del país, apreciados por su fina piel.

Al caminar por sus calles solitarias, da la sensación de haber dado un salto al pasado, a aquella época en la que Lampa era una parada obligada en la ruta desde Arequipa o Cusco hacia las zonas mineras. (Foto: Omar Lucas)
Al caminar por sus calles solitarias, da la sensación de haber dado un salto al pasado, a aquella época en la que Lampa era una parada obligada en la ruta desde Arequipa o Cusco hacia las zonas mineras. (Foto: Omar Lucas)

Como en cada rincón del Perú, en Lampa también se come muy bien. Plato típico de la sazón puneña es el huajarta (caldo de cabeza de chancho o cordero), la trucha frita o el chupe de quinua (sopa a base de verduras, quinua, pescado y papas). //

SEPA MÁS
Llega a la ciudad de Juliaca con LATAM o Viva Air desde US$ 170. Luego, aborda un colectivo en el cruce de los jirones Colón y Huáscar desde S/ 3 con destino a Lampa.

La mejor temporada para visitar Lampa es de agosto a diciembre.

Lleva ropa de abrigo y bloqueador solar.

Lampa es conocida como la ciudad rosada por el color de sus pistas y edificaciones.