Redacción EC

NUEVA ZELANDA (AP). Era una mañana serena en el remoto Mar de Ross en la Antártida cuando el capitán John Bennett y su tripulación recogieron una criatura con tentáculos gruesos como mangueras de bombero y ojos como platos a un kilómetro y medio bajo la superficie.