Elmer Huerta

Oncólogo y especialista en Salud Pública. Colaborador.

ehuertadr@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

, funcionarios de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA) concluyeron que del laboratorio estadounidense Johnson & Johnson había cumplido los requisitos para su aprobación de emergencia, por lo que se convocó un panel de expertos independientes para que revisara el material científico y tomara la decisión de aprobarla.

En una reunión , el panel autorizó (). Ahora, los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC) están listos para aprobar las particularidades de su uso. Debido a que es posible que llegue al Perú, hoy veremos algunas características de esta nueva vacuna.

–Vector viral–

La vacuna de Johnson & Johnson está basada en un , una tecnología empleada también en de AstraZeneca, Cansino y el Instituto Gamaleya.

Después de inactivar un virus de resfrío humano, llamado Ad26, los científicos insertaron dentro de su genoma un gen de ADN del SARS-CoV-2, el cual tiene la plantilla para fabricar la proteína spike del nuevo coronavirus, que como sabemos es la región más inmunogénica del virus.

Una vez inyectado, el virus Ad26 inactivado es tomado por las células de la persona vacunada y es llevado al núcleo, donde –usando el ADN del SARS-CoV-2– se elabora una molécula de ARN mensajero, la cual tiene el manual de instrucciones para elaborar las proteínas spike del nuevo coronavirus.

Con esas instrucciones, las células de la persona empiezan a producir proteínas spike del coronavirus, las que –al pasar a la sangre– son reconocidas por el sistema de defensa de la persona, el cual cree que el organismo está siendo atacado y empieza a producir anticuerpos y células de memoria contra el SARS-CoV-2.

“Los efectos secundarios fueron mínimos y más frecuentes en jóvenes”


–Estudios de fase 1 y 2–

El 13 de enero del 2021, los resultados preliminares de los estudios de las fases 1 y 2 de la vacuna de Johnson & Johnson.

Los resultados demostraron que –independientemente de que los voluntarios hayan recibido una o dos dosis– fue capaz de provocar la producción de anticuerpos neutralizantes en el 100% de los voluntarios al día 57, manteniendo niveles altos y estables de anticuerpos hasta el día 71 de seguimiento después de la vacunación. Esto indica que una sola dosis de la vacuna es suficiente para proteger de la infección. La vacuna logró estimular también la producción de células de defensa de memoria, las cuales fueron menos numerosas en personas mayores de 65 años.

Los efectos secundarios fueron mínimos y más frecuentes en jóvenes, e incluyeron dolor en el sitio de la inyección, fiebre, fatiga y dolor muscular.

–Estudio de fase 3–

Según el análisis de la FDA, fueron reclutados para el estudio placebo versus en EE.UU., y que la vacuna tiene una tasa de eficacia del 72% en ese país; del 68% en Brasil para proteger a las personas de enfermedades leves a graves; del 66,9% para proteger del COVID-19 moderado a grave en todas las áreas geográficas, 14 días después de la dosis única; y del 66,1% luego de 28 días desde la vacunación.

Se reporta también que la ofreció casi 86% de protección contra formas graves de la enfermedad en EE.UU., casi 82% en Sudáfrica y casi 88% en Brasil. A pesar de que las muestras fueron pequeñas, hay evidencia de que la vacuna parece proteger a los vacunados de desarrollar infecciones asintomáticas y, por lo tanto, de convertirse en personas que puedan contagiar la enfermedad.

La FDA reportó que la tuvo una del 64% en Sudáfrica, país en el que 80% a 90% de los casos de COVID-19 son producidos por la variante B.1.351, que ha mostrado ser resistente a las vacunas.

Con respecto a la seguridad, se confirmó lo presentado en los estudios de las fases 1 y 2: dolor en el sitio de la inyección, dolor de cabeza, dolor muscular y fatiga. Si bien es cierto que no se han visto casos de severa alergia, como con las de Moderna y Pfizer, la FDA advierte sobre algunos problemas de formación de coágulos que deben monitorizarse.

También quedan dudas sobre la eficacia de la vacuna en personas mayores de 60 años con obesidad, problemas cardíacos y diabetes. Se ha logrado solo un 42% de eficacia en ese grupo.

“La vacuna ofreció casi 86% de protección contra formas graves de la enfermedad en EE.UU.”


–Ventajas–

La de Johnson & Johnson tiene dos grandes ventajas, especialmente para países con relativas dificultades en la logística de sus programas de vacunación: solo necesita una dosis para proteger y puede almacenarse en una refrigeradora común y corriente a entre 2 °C y 8 °C hasta por .

–Corolario–

Ya aprobada por el comité de expertos de la FDA, le toca ahora al Comité de Prácticas de Inmunización de los CDC determinar las indicaciones y contraindicaciones de la vacuna, así como recomendaciones de almacenamiento y distribución del producto.

De aprobarse por los CDC, esta nueva –desarrollada por el laboratorio Janssen, una empresa belga subsidiaria de Johnson & Johnson, en alianza con el Beth Israel Deaconess Medical Center de Boston– se agregaría a las de Moderna, Pfizer, AstraZeneca, Instituto Gamaleya, Sinopharm, Sinovac y Cansino, que ya han sido autorizadas por diversos países, y que tienen en común el prevenir la enfermedad grave y las hospitalizaciones por COVID-19.


TE PUEDE INTERESAR



SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER



SÍGUENOS EN TWITTER...