(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)

En los últimos días un nuevo escándalo de corrupción ha aparecido en el ya agitado panorama nacional. El '' involucra a las 30 constructoras más importantes del país y, según la Fiscalía, habrían realizado colusión para el reparto concertado de las licitaciones para la ejecución de obras públicas.

En este contexto, la probabilidad de que suceda una parálisis en el sector construcción este año se ha elevado y, según estima el BBVA Research, le podría costar al Perú unos US$ 1.750 millones.

La razón de ello es el deterioro en el crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) este año. En su escenario base, la entidad anticipaba un crecimiento de 3,5% para el año. Sin embargo, si la construcción creciera 0%, entonces la economía nacional crecería 2,7%.

Esto se explica porque, en primer lugar, la construcción explica el 6% de la producción nacional. Además, tiene un efecto arrastre importante en la manufactura, que es el sector de más peso en el PBI y el que más empleo genera.

“En general, si el sector construcción se contrae en un punto porcentual, el impacto total (directo e indirecto) sobre el PBI es negativo en 0,2 puntos porcentuales y se pierden 17 mil puestos de trabajo”, dijo.

En ese sentido, el BBVA Research advierte que este cálculo es un estimado conservador, pues no considera los impactos que un deterioro en la confianza empresarial y del consumidor podría traer.

"Si se considera un escenario más ácido y otros efectos amplificadores, el costo sería mucho mayor", afirmó.

Lea más noticias de Economía en...