La foto prometida
La foto prometida
Redacción EC

Un buen día, el fotógrafo Lorry Salcedo retrató a Oswaldo Reynoso sentado junto a un modelo. “Un muchacho de piel caoba, como esos que pueblan sus historias”, dice Lorry. El escritor posó de buena gana aunque solo le hizo una advertencia: “Publica la foto cuando ya no esté, para evitar el roche”. A un mes de la partida de Reynoso, Salcedo cumple su promesa y nos comparte esta imagen con una carta en la que lamenta no poder volver a charlar más, como tantas veces lo hacía, con el autor de "Los inocentes", y no poder contarle, por ejemplo, los resultados de las elecciones o las minucias de la política peruana que tanto lo divertían. “Ojalá —le escribe— donde estés sea tan emocionante como aquellas noches de bares y rocolas que nos dábamos por el Centro de Lima”. Y termina con unos versos de Percy Shelley: “¡Paz, paz! Él no está muerto, ni dormido, del sueño de vivir se ha despertado”.