Redacción EC

Un roble blanco que dio sombra a una comunidad de Nueva Jersey (EE.UU.) y a una iglesia durante cientos de años comenzó a ser retirado a pedazos el lunes. Para los residentes de la zona, este gigante era un lugar común para tomarse fotografías, un referente para dar direccionamientos y una pieza admirable de historia natural.

Una cuadrilla de trabajadores de la Iglesia Presbiteriana Basking Ridge en Bernards comenzó a derribar el árbol de 600 años, que fue declarado muerto después de que comenzó a mostrar putrefacción y debilidad durante los últimos dos años. 

"Durante los últimos años su salud (del árbol) ha decaído bastante rápido. Nuestros chicos hicieron todo lo posible para ayudar a restaurar su salud, pero simplemente era el fin de su vida", dijo el sacerdote Dennis Jones, pastor de la iglesia.

Las maniobras atrajeron la atención de muchos residentes de la comunidad, ubicada aproximadamente 48 kilómetros al oeste de Nueva York, y de otras personas que las vieron como una oportunidad para despedirse del árbol. Cientos de personas acudieron durante el día para observar el trabajo, muchos parecían apesadumbrados mientras escuchaban a los trabajadores utilizar motosierras para cortar las ramas.

Las partes del árbol eran colocadas en un camión maderero para ser llevadas a un sitio no revelado, donde serán evaluadas e inventariadas. Los funcionarios aún están decidiendo qué hacer con la madera.

El árbol ha sido una parte importante de la comunidad desde el nacimiento del poblado en la década de 1700. Funcionarios dijeron que fue el sitio donde tuvo un pícnic el general George Washington con el Marqués de Lafayette, y donde el sacerdote George Whitefield, un connotado evangelista, predicó a más de 3.000 personas en 1740.

Fuente: AP

TAGS RELACIONADOS